Ana Barceló: “Barcala debe dar la cara y hacer públicos los supuestos informes que respaldan su negacionismo climático”

En un escenario político marcado por la controversia, la portavoz del Grupo Municipal Socialista, Ana Barceló, ha dirigido duras críticas al alcalde de Alicante, Luis Barcala, del Partido Popular (PP), exigiendo la publicación inmediata de los informes técnicos y jurídicos que respaldan la posibilidad de impulsar una ordenanza para regular la Zona de Bajas Emisiones sin contemplar sanciones para los posibles infractores.

Barceló acusa a Barcala de haber anunciado un pacto con la ultraderecha a través de un comunicado, adoptando, según ella, una postura negacionista frente al cambio climático y escondiéndose desde entonces para evitar rendir explicaciones. La portavoz socialista sostiene que es imperativo que el alcalde dé la cara y revele los documentos que respaldan su alianza con Vox, incluso si esto perjudica los intereses de la población alicantina.

En el centro del conflicto se encuentra la propuesta de Barcala de impulsar una ordenanza para la Zona de Bajas Emisiones sin imponer sanciones a los infractores. Barceló ha instado a los responsables municipales a informar a la ciudadanía sobre el número de dispositivos medidores de contaminación instalados en Alicante, su fecha de instalación y si existen resultados sobre la concentración de partículas perjudiciales para la salud.

Además, la portavoz socialista ha llamado a los populares a respaldar una moción que será debatida en el próximo pleno ordinario. Dicha moción busca establecer una comisión con la participación de todos los grupos políticos para redactar la Ordenanza de la Zona de Bajas Emisiones. Barceló destaca la necesidad de transparencia en el proceso y advierte sobre posibles penalizaciones económicas significativas si se continúa en la dirección opuesta a las directrices de Bruselas.

La información presentada por Barceló incluye una crítica al informe de la Generalitat Valenciana, que no evalúa las partículas en suspensión PM₂,₅, consideradas críticas para la salud pública por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por otro lado, señala un informe del Ministerio para la Transición Ecológica de 2022 que indica un aumento del 27% en los índices de contaminación en los últimos cinco años en la ciudad.

La portavoz socialista alerta que la decisión de Barcala de no imponer sanciones en la Zona de Bajas Emisiones podría poner en peligro la recepción de fondos europeos destinados a reducir la contaminación en el centro de la ciudad, comprometiendo la salud y contraviniendo los esfuerzos en la lucha contra el cambio climático. La situación genera creciente preocupación entre los ciudadanos y añade presión a la administración local para garantizar transparencia y responsabilidad en la toma de decisiones.