Detenido a un padre y a su hijo por vender cocaína y hachís desde la pizzería que regentaban

Los compradores llegaban hasta la pizzería y tras contactar con ambos investigados les hacían entrega de dinero a cambio de sustancias estupefacientes.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a dos varones como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas. Los detenidos, padre e hijo, se dedicaban a la venta de sustancias estupefacientes desde su negocio familiar.

Los agentes iniciaron la investigación tras tener conocimiento de la existencia de un clan familiar de origen italiano afincado en la pedanía ilicitana de Torrellano dedicado a la distribución de sustancias estupefacientes, principalmente cocaína y hachís, utilizando para ello el negocio de restauración que regentaban.

Con el fin de comprobar las informaciones recibidas sobre la existencia de este negocio ilícito, los investigadores realizaron diversas gestiones con las que comprobaron que dicho negocio era regentado por dos varones, tratándose de padre e hijo.

Tras los diversos dispositivos de vigilancia realizados, los agentes constataron que la distribución y venta de la sustancia estupefaciente se realizaba desde el interior de la pizzería mientras se realizaba la actividad de restauración, siendo tanto el padre como el hijo los encargados de distribuir la dosis de cocaína o hachís a los compradores que acudían hasta el lugar.

Las pesquisas policiales no sólo confirmaron que en el interior de la pizzería se regentaba un claro negocio ilícito de venta de sustancias estupefacientes, sino que además los miembros de este clan familiar se estarían dedicando a la distribución de cocaína y hachís por toda la zona de Torrellano y Elche.

La sustancia blanca intervenida en la cocina de la pizzería resultó ser cocaína y no harina para cocinar

Una vez detenidos, los agentes realizaron tres registros, dos de ellos en domicilios ubicados en la localidad de Torrellano y Santa Pola, en los que los agentes intervinieron cerca de 40.000 euros en efectivo.

En el tercer registro realizado en la pizzería, los agentes localizaron en la cocina varios botes con sustancia blanca que daban apariencia de ser harina para cocinar pero tras realizar la prueba del coca-test dio positivo en cocaína.

En total, se intervinieron 55 gramos de cocaína, 400 gramos de hachís, básculas de precisión y 40.000 euros en efectivo, así como, un vehículo que figuraba como sustraído en Francia, relacionado también con el Tráfico de drogas.

La investigación ha sido llevada a cabo por agentes del Grupo I de Crimen Organizado de la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría Provincial de Alicante.

Los detenidos, de 24 y 51 años de edad, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de guardia de la localidad de Elche.

Utilizar la explotación de un negocio para ocultar actividades ilícitas constituye un agravante jurídico

La distribución y venta de sustancias estupefacientes en las que se utilice la explotación de un negocio aporta un agravante al bien jurídico ya que pone al alcance del consumidor una mayor facilidad de acceso a la droga y permite al vendedor aprovecharse de las condiciones del establecimiento, favoreciendo los intercambios de drogas, bajo la apariencia de meras personas que se acercan, en este caso investigado, a hacer un encargo o recoger una pizza bajo una apariencia legal.

En el caso del restaurante investigado desde el que se ejercía el tráfico de drogas, enmascarada en la actividad hostelera, se trataba de un negocio idóneo para el blanqueo de capitales ya que había un flujo constante de dinero en efectivo ideal para encubrir el origen de los beneficios obtenidos ilícitamente, de forma que pareciera legal, siendo un componente esencial del tráfico de drogas.