La comisión de asuntos sociales dictamina a favor del plan municipal sobre trastornos adictivos

La Comisión Permanente de Asuntos Sociales y Culturales ha dictaminado hoy a favor del Plan Municipal sobre Trastornos Adictivos 2024-2027, con cinco votos a favor de los representantes de los grupos municipales del PP y Vox y cuatro abstenciones de los grupos municipales del PSOE, Compromís y Esquerra Unida-Unides Podem. Así, el plan que ha de regir las políticas municipales en materia de prevención de adicciones durante los próximos cuatro años irá a Pleno para su aprobación definitiva sin ningún voto en contra.

El Plan Municipal sobre Trastornos Adictivos servirá de referencia para coordinar los recursos existentes para la prevención de conductas adictivas entre la población. En 2024 se destinarán 330.000 euros de presupuesto municipal a este cometido, a los que habrá que sumar subvenciones de las concejalías de Bienestar Social y Participación Ciudadana a distintos programas sociales y de participación relacionados con esta línea de actuación, así como la financiación externa a través de la subvención de la Conselleria de Sanidad en materia de atención y prevención de las drogodependencias y otros trastornos adictivos para entidades, que en 2023 ascendió a 100.116 euros.

Este plan es un documento plurianual, con una vigencia de cuatro años. Pretende ser una herramienta que ayude a la coordinación e implementación de acciones eficaces que el Ayuntamiento de Alicante se compromete a desarrollar para prevenir o reducir los problemas derivados de distintas adicciones. Establece varias líneas de actuación centradas en los principales riesgos: el alcohol, el tabaco, el cannabis, las apuestas, las tecnologías y, por primera vez, el consumo de medicación con fines narcotizantes.

Entre sus metas fundamentales se encuentran establecer canales efectivos de coordinación entre los centros, servicios y recursos de atención y prevención de las drogodependencias y otros trastornos adictivos y la iniciativa municipal en esta materia; informar y sensibilizar a la población sobre los problemas relacionados con el uso de drogas y otras conductas adictivas; desarrollar programas de prevención a nivel comunitario, con especial incidencia en los ámbitos educativo y familiar; y desarrollar programas y servicios dirigidos a disminuir los riesgos y daños relacionados con esta problemática. Las estrategias del plan se aplican tanto en el ámbito escolar (escuelas infantiles, colegios e institutos) como el familiar y comunitario.