La Generalitat rehabilitará el palacio Marqués de Rafal de Orihuela tras encontrarlo en pésimo estado, sin accesibilidad y sin licencia de uso para oficinas

La delegada del Consell denuncia la “grave irresponsabilidad” del gobierno del Botànic al abrir al público un edificio que no reunia las ni los permisos necesarios.

La Generalitat tiene previsto llevar a cabo un proyecto de reforma del palacio Marqués de Rafal de Orihuela para subsanar las múltiples deficiencias encontradas en el edificio y adecuarlo a la normativa vigente en materia de seguridad y prevención de riesgos tras encontrarlo en un pésimo estado. El proyecto también incluirá las reformas necesarias en el interior del inmueble para adaptarlo a futuros usos administrativos y de oficinas, entre otros, y a la normativa urbanística municipal vigente.

El palacio Marqués de Rafal de Orihuela fue adquirido en junio de 2022 por 2.350.000 euros por el anterior Consell de la Generalitat. Allí se estableció la sede de Presidencia y las oficinas del llamado Plan Vega Renhace, con varios empleados trabajando en su interior bajo la dirección de un asesor del president, Ximo Puig.

La Generalitat va a elaborar de forma inmediata un informe del estado de conservación del inmueble al comprobar su estado de abandono y la falta de mantenimiento y de medidas de accesibilidad. Un informe realizado tras las primeras inspecciones revela que el edificio ha tenido constantes fugas de agua con afección en el sistema de alarma y que no reúne las mínimas condiciones de seguridad para estar abierto al público. Las instalaciones de electricidad, protección contra incendios y climatización son inexistentes u obsoletas.

De las primeras inspecciones también se desprende que el equipamiento de alumbrado, ventilación y telecomunicaciones es deficiente. El informe establece que el extenso listado de irregularidades encontradas desaconseja que el palacio pueda tener un uso administrativo, con actividad de despachos y oficinas, sin las correspondientes reformas en profundidad. Las instalaciones actuales son acordes al uso original del edificio, como antigua vivienda. De hecho, la mayor parte del inmueble se encuentra en su estado original del siglo XVIII, reformado a comienzos del siglo XX.    

El palacio cuenta con la autorización para uso como vivienda, no para oficinas y administrativo. Para solicitar el cambio de uso será necesario realizar un proyecto técnico que incluya todas las intervenciones necesarias y la solución de las múltiples irregularidades. Tendrá que incluir la accesibilidad, protección contra incendios, señalética y habitabilidad, entre otros requisitos; y previo a todo ello informes de seguridad estructural, estudio de patologías y diagnóstico de la seguridad del edificio. Para ello será necesario solicitar las correspondientes licencias de obras y actividad.

La delegada del Consell en Alicante, Agustina Esteve, ha señalado que fue una “absoluta irresponsabilidad” que el Consell del Botanic abriera el edificio en esas condiciones y sin los permisos y autorizaciones necesarias. “¿Cómo es posible que Ximo Puig instalara allí la sede de Presidencia y unas oficinas en la primera planta sin ascensor y sin las correspondientes licencias y ni estar garantizada la seguridad de los trabajadores?”, pregunta Esteve, quien alerta también de que se trataba de un edificio público que no estaba adaptado.  

La delegada del Consell ha llamado la atención, además, en el hecho “gravísimo” de que el edificio se abriera al público, con visitas de familias, con el consiguiente riesgo para su seguridad. “El palacio Marques de Rafal no reunía las mínimas condiciones para estar abierto. Por su interior pasaron familias con niños sin conocer que el inmueble carecía de medidas de seguridad y que tenía importantes deficiencias”, ha lamentado Agustina Esteve.  

En el mes de enero de 2023 comenzaron a trabajar en el palacio Marqués de Rafal el director del Plan y técnicos de la empresa Tragsatec con la que la Generalitat había concertado en mayo de 2022 una encomienda de gestión para la implementación y seguimiento del Plan Vega Renhace. Tras varios meses trabajando en su interior, en junio de 2023 el anterior Consell de la Generalitat en funciones emite acta de finalización del encargo y los trabajadores abandonan sus puestos.

El 18 de julio de 2023 el director del Plan cerró el edificio, dejándolo sin servicio de seguridad y limpieza, y entregó las llaves del palacio Marqués de Rafal en la Delegación del Consell en Alicante.