La Guardia Civil detiene a una mujer por hurtar una tarjeta bancaria en una residencia religiosa de la comarca del Vinalopó Medio

Tras hurtar la tarjeta bancaria, la detenida la habría utilizado en diversas ocasiones en un mismo cajero automático para sustraer un total de 2.640 euros.

La Guardia Civil ha detenido una mujer en la localidad de Petrer por un delito de hurto y otro de estafa. La presunta autora habría aprovechado los conocimientos que tenía de una residencia religiosa para sustraer a una monja una tarjeta bancaria. La detenida ha sido puesta a disposición del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción número 3 de Novelda, que ha decretado su puesta en libertad con medidas cautelares.

La investigación se inició el 9 de noviembre a raíz de la denuncia formalizada por una monja perteneciente a una congregación religiosa de la comarca del Vinalopó Medio, que informaba del hurto de una tarjeta bancaria y su posterior utilización de forma fraudulenta, haciéndose cargo de la misma el Área de Investigación del Puesto Principal de Novelda.

Tras la toma de declaración de la víctima, se reveló que la tarjeta sustraída se encontraba en el cajón de un mueble en el dormitorio de la religiosa en el momento de la sustracción. Esto llevó a los agentes a centrar sus sospechas en el círculo cercano de la monja.

Las pesquisas se enfocaron en el análisis de los movimientos bancarios, que consistieron en extracciones de efectivo desde el mismo cajero automático. La investigación confirmó que se había extraído de forma fraudulenta una cantidad de 2.640 euros.

Posteriormente, se vincularon las imágenes de la presunta autora de los hechos, identificada como una mujer, que fue reconocida por diversas monjas de la congregación religiosa. La mujer, había desempeñado en el pasado labores de limpieza en las instalaciones religiosas y, una vez identificada, se verificó que tenía 42 años de edad y era de nacionalidad colombiana, sin antecedentes previos.

El 16 de noviembre, en la localidad de Petrer, la sospechosa fue detenida en la vía pública. Entre sus pertenencias, se encontraba la tarjeta bancaria sustraída a la víctima.

La detenida, a quien se le imputa un delito de hurto y otro de estafa, ha sido puesta a disposición del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción número 3 de Novelda, que ha decretado su puesta en libertad con medidas cautelares.  Ante este tipo de hechos, la Guardia Civil recuerda la importancia de bloquear la tarjeta utilizada, denunciar los hechos y ponerlo en conocimiento ante la entidad bancaria correspondiente.