La Policía Nacional detiene a cinco personas por cometer dos estafas a personas de avanzada edad empleando el conocido método del “Tocomocho”

Los arrestados pertenecían a un clan familiar que operaba en toda la geografía española.

Agentes de la Policía Nacional han realizado cinco detenciones en la ciudad de Móstoles (Madrid) por estafar a dos ancianas la cantidad de 6.500 euros y diversas joyas, utilizando la técnica conocida en el argot policial como “Tocomocho”.

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal, perteneciente a la Brigada Provincial de Policía Judicial en Alicante, tiene dentro de sus cometidos la investigación de los delitos económicos, entre los que se encuentran los perpetrados mediante estafa. Esta unidad fue la encargada de la exitosa investigación.

Las víctimas eran dos mujeres mayores de 74 y 78 años, una de las víctimas resultó perjudicada en su patrimonio con 500 euros, la otra con 6.000 euros y diversas joyas.

Los agentes revisaron diversas fuentes de información; las cámaras de seguridad y las descripciones aportadas por las víctimas, entre otras, consiguiendo identificar finalmente a cinco personas implicadas en los hechos.

La modalidad delictiva

La dinámica delictiva requiere de una alta especialización para la puesta en escena. Los hechos consistieron en ambos casos, básicamente, en la actuación por parte de  uno de los autores que abordaba a la víctima haciéndose pasar por un foráneo, habitualmente muestra algún tipo de merma psíquica y éste manifestó que deseaba localizar una delegación de lotería para cobrar unos supuestos premios.

Seguidamente se une un segundo autor (en connivencia con el primero) que confirmaba que los décimos que exhibía esta persona estaban premiados y así embaucaron a las víctimas para que entregasen una importante cantidad de dinero, o incluso joyas, y éstas a cambio se quedasen con los números premiados.

Los autores acompañaron a las perjudicadas a una entidad bancaria y a su domicilio para que consiguiesen el efectivo y joyas, una vez conseguido, las abandonaron en vía pública, habiéndoles entregado números que no están premiados y carecían de valor.

En estas actuaciones había otros integrantes que se encontraban en las cercanías para asegurar la comisión de la estafa.

En la mayoría de los casos las víctimas son personas de avanzada edad que, debido a ello, tienen sus capacidades cognitivas algo mermadas, aprovechando esta posible vulnerabilidad para apropiarse de lo ajeno.

Los agentes se desplazaron a Madrid para practicar las detenciones

Los presuntos autores pertenecían a un clan familiar itinerante conocido por los investigadores que actúa a lo largo del territorio nacional.

Se ubicó el paradero de los malhechores en el municipio de Móstoles, por lo que los policías se desplazaron hasta allí y realizaron cinco detenciones, cuatro varones y una mujer, españoles de entre 20 y 61 años de edad. Todo lo actuado se remitió a los Juzgados de Instrucción de Alicante.