La Policía Nacional detiene a un hombre por suplantar la identidad de una conocida y solicitar el voto por correo en su nombre

El detenido, que tenía una relación laboral con la víctima usurpó la identidad de esta y sin su consentimiento utilizó su firma digital para solicitar el voto por correo y ejercer este derecho en su nombre.

Agentes de la Policía Nacional detuvieron la semana en Alicante a un hombre de 37 años, de origen español,  como presunto autor de un delito de usurpación de estado civil por utilizar la firma digital de una conocida como medio para tramitar la solicitud del voto por correo y ejercer este derecho en su nombre en las pasadas elecciones autonómicas y municipales del 28 de mayo.

La investigación comenzó a finales del mes de junio, cuando agentes pertenecientes a la Brigada Provincial de Información de la Jefatura Superior de Valencia, tuvieron conocimiento de que una vecina de esta localidad no habría podido ejercer su derecho al voto en las pasadas elecciones autonómicas y municipales del 28 de mayo, ya que alguien lo habría ejercido, al parecer, en su nombre.

Tras numerosas pesquisas, los investigadores averiguaron que la solicitud del voto por correo se había realizado desde la ciudad de Alicante, logrando identificar al autor de la misma, el cual mantenía una relación laboral con la víctima.

Al parecer, la mujer le habría cedido al sospechoso las claves de su firma digital para la realización de sus declaraciones de renta, empleándolas el mismo sin su conocimiento ni consentimiento para solicitar el voto por correo y ejercer este derecho en su nombre, con el consiguiente perjuicio para  la víctima, la cual, cuando llegó a la mesa electoral asignada el día 28 de mayo no pudo ejercer su derecho al voto al encontrarse que alguien había votado usurpando su identidad.

Ante tales hechos, los agentes con la colaboración de la Brigada Provincial de Información de Alicante, detuvieron al varón como presunto autor de un delito de usurpación de estado civil.

El arrestado, con antecedentes policiales, tras ser oído en declaración fue puesto en libertad, no sin antes ser advertido de la obligación legal de comparecer ante la autoridad judicial cuando fuera requerido para ello.