Los hospitales de Alicante al borde del colapso por la escalada de cuadros respiratorios

La Conselleria de Sanidad ha tomado medidas ante este panorama crítico, anunciando refuerzos de personal y la libertad para reprogramar operaciones no urgentes.

Los hospitales de la provincia de Alicante enfrentan una presión sin precedentes debido al incremento masivo de pacientes con cuadros respiratorios graves en medio del pico epidémico de gripe, COVID y bronquiolitis. La situación crítica ha llevado a la saturación de servicios en varios centros, especialmente en el Hospital General de Alicante, que está recibiendo hasta 500 pacientes cada 24 horas en Urgencias, superando ampliamente su capacidad habitual de 350, resultando en camas en pasillos y esperas de hasta 10 horas para recibir atención médica.

Otros hospitales de la región también están afectados. El Hospital General de Elche apenas tiene cinco camas disponibles de las 420 totales debido al incremento de casos de virus respiratorios, con esperas de hasta seis horas. La presión se extiende a diversos centros, obligando a habilitar espacios y generando una sobrecarga sin precedentes para el personal sanitario.

En una semana, la incidencia de casos respiratorios ha aumentado considerablemente en la Comunidad Valenciana, llegando a 1.501 por cada 100,000 habitantes, más del doble de la media nacional. La situación se ha visto agravada por el incremento de contagios después de las celebraciones navideñas, con un cuádruple aumento de casos de gripe entre Navidad y Nochevieja.

La Conselleria de Sanidad ha tomado medidas ante este panorama crítico, anunciando refuerzos de personal y la libertad para reprogramar operaciones no urgentes en función de la presión hospitalaria. Desde el lunes se habilitará la vacunación sin cita en los centros de Atención Primaria.

La situación más crítica parece concentrarse en el Hospital Doctor Balmis de Alicante, donde tanto familiares de pacientes como trabajadores denuncian un colapso en Urgencias. El personal médico se ve desbordado y los pacientes enfrentan largas esperas sin una adecuada atención, incluso teniendo que ser ubicados en pasillos debido a la falta de camas.

En medio de esta emergencia, se reclama un refuerzo en la atención domiciliaria, en unidades de hospitalización a domicilio y en equipos de Atención Primaria, además de una colaboración interhospitalaria más efectiva para garantizar una atención adecuada tanto en Urgencias como en servicios de hospitalización.

La saturación se extiende a otros hospitales de la provincia, evidenciando una situación crítica en el sistema sanitario que requiere una acción inmediata para asegurar la atención adecuada a los pacientes afectados por estos cuadros respiratorios graves.