Ruth Merino afirma que el Presupuesto de la Generalitat no se va a modificar porque “los valencianos no tienen por qué pagar la factura del separatismo”

Reclama que se respete el objetivo de déficit del 0,3% porque “es lo apropiado, como poco, para poder afrontar los gastos”, ejecutar las cuentas de 2024 y hacer frente a los servicios fundamentales.

La portavoz del Consell y consellera de Hacienda, Ruth Merino, ha remarcado que el Gobierno valenciano tiene “muy claro” que “los valencianos no tienen por qué pagar la factura del separatismo”, motivo por el que el Consell no va a modificar los Presupuestos de la Generalitat de 2024 para ajustarse al objetivo de déficit del 0,1 % aprobado para el conjunto de comunidades autónomas.

“Nuestra postura es clara: este Presupuesto es el que necesitan los valencianos, y así se va a quedar”, ha subrayado Merino en declaraciones realizadas tras la rueda de prensa del pleno del Consell. “Como no puede ser de otra forma, nosotros exigimos el objetivo de déficit del 0,3 por ciento, que fue el que se incluyó en el Presupuesto, porque creemos que es lo apropiado, como poco, para poder afrontar los gastos”, ejecutar las cuentas y hacer frente a los servicios fundamentales, ha dicho.

Según ha expresado Merino, “los valencianos no tienen que asumir la responsabilidad de que el Gobierno de España esté utilizando indignamente los recursos de todos para conseguir los votos para una investidura”.

La representante del Consell ha precisado que lo que este lunes se aprobó en el Consejo de Política Fiscal y Financiera pese al voto en contra de 14 comunidades autónomas es el objetivo de déficit conjunto para todas las autonomías, pero que queda pendiente una nueva reunión del CPFF en la que se anuncie el déficit individualizado para cada autonomía, motivo por el cual el Consell pedirá que se mantenga en el 0,3%.

Merino ha lamentado que, dentro del 3% de déficit previsto para el conjunto del Estado en 2024, “la Administración General se reserva un 2,9 % y a las comunidades les deje un 0,1 %”, cuando tienen “muchísimas competencias” que comportan cuantiosos gastos, entre ellas las de Sanidad y Educación. Además, Merino ha destacado que las CCAA sufren mermas en sus ingresos por decisiones que el Gobierno estatal toma “de forma unilateral”, como la bajada del IVA de los alimentos o la electricidad por las que las autonomías “no son compensadas de ningún modo”.

La consellera ha criticado además que los datos solicitados por el Consell desde el pasado septiembre para realizar sus Presupuestos hayan llegado “tarde y mal” y ha defendido que los cálculos en los que se sustentan las cuentas autonómicas coinciden con los realizados por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) y que también se ha recibido el respaldo de Standard & Poor’s.

El Consell, ha asegurado, no va a dar “nada por sentado” ni con el déficit ni con las entregas a cuenta. “Aquí se estén planteando reuniones bilaterales que unos niegan y otros afirman que existen, y no nos parece de recibo que todo esto repercuta en la financiación y en los recursos que se recibe la Comunitat Valenciana”, ha señalado Merino, quien ha agregado: “Nos parece una falta de respeto absoluta la idea de que se pueda plantear una mesa bilateral para tratar una tributación adecuada a una comunidad concreta y bajo sus peticiones” y que la propia consellera de Hacienda catalana “se jacte” de que existe esa negociación que se niega.

Reforma de la financiación

Ruth Merino ha insistido en el Consell quiere que se aborde de inmediato la reforma del sistema de financiación, una reivindicación que, tal y como ha recordado, trasladó el pasado lunes en el CPFF a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, a la que ha pedido este jueves que deje de echar “balones fuera” y de hacer “dejación de funciones”.

“Es hora de que dé un paso al frente” y que deje de excusarse en que son las comunidades las que tienen que ponerse de acuerdo, ha subrayado la consellera, que ha remarcado también que existe ya un documento emanado del Comité de Expertos desde 2017 y unas alegaciones sobre las que las comunidades no han recibido respuesta.

Sobre la quita de la deuda, Merino ha añadido que el Consell no va a “renunciar” a negociar ninguna medida que pueda, “aunque sea mínimamente”, paliar “el perjuicio que vienen sufriendo los valencianos durante más de dos décadas”. De hecho, “la compensación de una parte de la deuda es un parche, que puede aliviar un poco el pago de intereses”, que en 2024 se incrementan en cerca del 112% hasta superar los 900 millones de euros, según las cifras aportadas por la consellera.

“Por supuesto que nos sentaremos a hablar de cualquier cosa que creamos no solo beneficiosa, sino justa, porque esta comunidad sí que está infrafinanciada”, al contrario que otras autonomías, ha indicado, ya que, “por encima de todo, está el interés de los valencianos”.

En cualquier caso, ha subrayado que el Consell defenderá los intereses de los valencianos “como sea y ante quien sea”, si bien espera a que exista una “propuesta seria y firme” por parte de los representantes del Gobierno de España porque “ni siquiera ellos lo tiene claro” todavía, ya que han empezado “la casa por el tejado”, al darle a Cataluña primero una cuantía de condonación de la deuda, y, partir de ahí, estar buscando después “el método que utilizar con el resto de comunidades autónomas”.