Alicante cede a Adif una nave para acoger la subsede del Museo Nacional del Ferrocarril

Además de la creación del museo, el convenio contempla la cesión de material histórico ferroviario para su dotación

TERRETA|EP

La Concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Alicante elevará a Junta de Gobierno la autorización de la suscripción con Adif del contrato de arrendamiento de una nave anexa a la Casa del Mediterráneo y terrenos circundantes, del 1 de enero de 2022 al 31 de diciembre de 2031, para la implantación en la misma de una subsede del Museo Nacional del Ferrocarril.

El contrato, que entró en vigor el 1 de enero, tendrá una duración de diez años con un montante global de 15.391,20 euros, según ha detallado el consistorio en un comunicado. En concreto, los inmuebles a arrendar son una nave de 625 metros cuadrados construidos aneja a la Casa del Mediterráneo y los terrenos circundantes, de una superficie de 3.775 metros cuadrados.

El importe del alquiler tiene carácter «simbólico» y asciende a 1.452 euros anuales hasta 2024, incrementándose levemente hasta 2031, hasta alcanzar la cifra aprobada por el órgano ejecutivo.

El pasado mes de diciembre tuvo lugar la sesión preparatoria del convenio, cuya firma está prevista para este mes de enero, con el conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Arcadi España, y el director-gerente de la Fundación del Ferrocarril de España, José Carlos Domínguez, junto a la directora general de Transportes, Roser Obrer, y en calidad de director de Casa Mediterráneo, Andrés Perelló.

El concejal Adrián Santos ha expresado su «satisfacción» porque es un «buen acuerdo» entre las tres administraciones para convertir ese espacio en uso público. «Estamos en el primer paso para la desafectación definitiva de los terrenos que ocupa Adif y que, en el futuro próximo, vea la luz el parque que recoge el Plan Especial del Puerto de 1992 que presentaremos para que, si están de acuerdo, podamos llevarlo adelante», ha expresado.

ESTACIÓN DE BENALÚA

En los últimos años, la logística de la explotación ferroviaria ha hecho cesar el funcionamiento de la estación de Benalúa. El edificio principal se ha reconvertido en Casa del Mediterráneo, pero el entorno y algún edificio auxiliar ha entrado en proceso de degradación.

El edificio anexo al de la estación, destinado en su día a descarga, almacenamiento y demás usos complementarios de esta, se encuentra «sumamente deteriorado» hasta el punto en que ha sido objeto de ocupaciones ilegales y su desuso ha hecho que se acelere el proceso de degradación del mismo. Los terrenos que rodean a dicho edificio están también en desuso y con una imagen «pésima» que «afea considerablemente» un punto de entrada a la ciudad «tan estratégico».

«La adquisición en propiedad requeriría previamente su desafectación del uso ferroviario por parte de Adif, lo que es un proceso largo y, hoy por hoy, dificultoso, al tener que pasar por el trámite de la aprobación por el Consejo de Ministros y un largo procedimiento administrativo», ha señalado el responsable de Urbanismo.

MUSEO DEL FERROCARRIL

Santos ha resaltado que las gestiones de Adif también han permitido asegurar que en el edificio arrendado se ubique una subsede del Museo Nacional del Ferrocarril. «Con ello, además de perpetuar la memoria de la actividad ferroviaria, se consigue un importante equipamiento cultural con un nuevo museo», ha celebrado.

Además de la creación del museo, el convenio contempla la cesión de material histórico ferroviario para su dotación, que se inicia con la cesión por parte de la Fundación a favor del Ayuntamiento de Alicante del uso y depósito temporal de la locomotora Mikado 141F-2401

La implantación de la subsede del Museo Nacional del Ferrocarril constituye una dotación cultural «de importancia», puesto que se trata de la primera sede de un museo de ámbito nacional español. Además, se contribuirá a «adecentar» la zona, hoy en día «bastante degradada», y se conectará con el Parque del Puerto con la zona ajardinada de la avenida de Elche, a través de un paso peatonal por la parte trasera de Casa Mediterráneo.

Se trata, en todo caso, del primer paso para la desafectación definitiva de los terrenos para que pueda llevar adelante el proyecto que contempla el Plan Especial del Puerto de 1992.