Alicante una provincia mal financiada

Según INECA parte de una situación de desventaja por su alto paro y una «nimia» financiación.

Alicante sufre una recuperación «incompleta» que deja una provincia «mermada» en sus recursos financieros y que parte de una situación de «desventaja» respecto a otros territorios por su «elevado» nivel de desempleo, baja renta per cápita y nimia financiación», según se desprende del Informe de Coyuntura Socioeconómica de la provincia del cuarto trimestre de 2021 elaborado por el Instituto de Estudios Económicos de la Provincia de Alicante (Ineca).

Al respetco, el presidente de INECA, Nacho Amirola, ha señalado, en un comunicado, que los últimos indicadores relativos a inflación y producción publicados durante el mes de marzo «hacen que estemos, obviamente, preocupados por la situación actual».

«Alicante sigue perdiendo, pero no solo por el complicado entorno económico, sino por la recurrente infrafinanciación. Es como si estuviéramos en el pelotón de salida con una mochila cargada de piedras», ha detallado.

En ese sentido, señala que pese al valioso y variado tejido empresarial, la provincia parte de una posición de desventaja frente a otros territorios por su elevado «nivel de desempleo, baja renta per cápita y por la nimia financiación» que obliga a destinar más recursos para cubrir las necesidades más básicas de la sociedad y empresas y que ha provocado que seamos la provincia de España que más reduce el volumen de depósitos del sector privado», ha lamentado en su exposición.

Por ello, el presidente de INECA ha insistido en que «en una situación tan compleja, vuelve a aparecer la falta de inversiones y una financiación que hemos denominado en diferentes ocasiones injusta y no acorde a nuestro tamaño, es decir nuestra debilidad se acrecienta en un entorno de crisis como el actual».

Así, ha agregado que «lamentablemente nuestro esfuerzo, que existe y es notable gracias a nuestro tejido empresarial, cuando nos comparamos con la media de España se resiente». «Es nuestra obligación seguir demandando un trato equitativo y una hoja de ruta anticipándose de todas y cada una de las administraciones, más importante hoy que nunca», ha señalado.

Por otra parte, Amirola ha reiterado que «durante el 2021 la provincia de Alicante ha ido recuperándose de los efectos de la pandemia y de la crisis económica que originó». No obstante, ha indicado que «este proceso se muestra en la provincia con menor empuje que el logrado por el conjunto de España y con valores inferiores al 2019».

«Los principales problemas que se arrastran eran la todavía falta de fluidez de la cadena de producción y logística, que se tiene que adaptar a marchas forzadas a un proceso de intenso incremento de la demanda de ciertos productos tras un periodo de inactividad, y unido a ello un proceso de elevación de los precios que está llevando la inflación a valores sensiblemente elevados», ha explicado.

Igualmente, ha insistido en que «aunque Alicante se ha recuperado, el año pasado finalizó con incremento en la afiliación de trabajadores de régimen general y de autónomos aunque frente a esto observamos una tasa de paro que alcanza un inasumible 18,53% y un mayor número de desempleados que en 2019 (156.407 en diciembre de 2021)».

«La pérdida de poder adquisitivo en Alicante es relativamente mayor que la media nacional y europea, habida cuenta de la menor riqueza per cápita que muestra la provincia: recordemos que ocupamos la posición 44 en España», ha agregado el experto.

Para concluir, ha expuesto que «conocer el alcance que el nuevo escenario proyecta sobre la provincia de Alicante no es una tarea sencilla. Lo que sí que sabemos es que, aunque en el 2021, en términos generales, hemos mejorado, seguimos perdiendo posiciones respecto del conjunto de España».

«LEVE MEJORÍA»

Por su parte, el coordinador del Comité de Estudios, Quino Palací, ha recordado que «la provincia de Alicante cerró el año dando muestras de una leve mejoría pero esta situación nos ha hecho volver a cifras de finales de 2017 o, principios de 2018, en el mejor de los casos».

Palací ha puntualizado que «la provincia registró 1.790 empresas más que hace un año inscritas en la Seguridad Social, las cuales contabilizan 29.925 trabajadores adicionales».

«Un buen dato si no fuera por el incremento en la disolución de empresas y por el elevado índice de desempleo, que no consigue situarse aún en los niveles de 2019 en la provincia, a pesar de que en el conjunto nacional estas cifras se han mejorado sensiblemente», ha indicado.

Así, ha mostrado su preocupación porque sigue creciendo el número de trabajadores autónomos, «lo que nos lleva a plantearnos cuál es el modelo de estructura productiva que se está desarrollando en la provincia de Alicante».

Por último, el director de Estudios de INECA y autor del informe, Francisco Llopis, ha manifestado que en la provincia esta figura laboral representa el 21,32% del total de empleo frente al 18,2% de la media en España. Llopis ha recordado que Alicante ha sumado 113 meses consecutivos donde la figura de autónomo crece más en la provincia que en el resto de España.

Ante una menguada actividad económica, los depósitos y los créditos al sector privado se vieron reducidos considerablemente. La provincia de Alicante contabiliza 4.417,2 millones de euros menos que hace un año en depósitos y es la provincia de toda España que más reduce el volumen de depósitos del sector privado y la segunda- detrás de Murcia-que más reduce el crédito con 3.311 millones de euros menos.