Ayuntamiento y Aguas licitan las obras para desdoblar la capacidad de bombeo en San Gabriel por 2,6 millones

El Ayuntamiento de Alicante y Aguas Municipalizadas de Alicante Empresa Mixta (Amaem) han sacado a licitación este viernes las obras para desdoblar la capacidad de la Estación de Bombeo de Aguas Residuales (Ebar) de San Gabriel por 2.616.940 euros y un plazo de ejecución de un año.

La previsión es que puedan iniciarse las obras en agosto para que estén terminadas antes de finales de 2023, que es el compromiso adquirido con la firma del convenio suscrito con la EPSAR de la Generalitat en 2019, ha indicado el consistorio en un comunicado.

Al mismo tiempo, Amaem ya ha remitido a la Epsar las últimas modificaciones del proyecto que permitirán licitar el segundo de los proyectos del convenio con el que se procederá a la puesta en marcha de los digestores 3 y 4 de la depuradora de Rincón de León y el sistema de eliminación de olores.

Ambas obras rondan en conjunto los 3,7 millones de euros de inversión y están dirigidas a acabar con los vertidos que se producen en casos de lluvias torrenciales y que afectan al barranco de las Ovejas y calles del entorno del barrio de San Gabriel.

El concejal de Medio Ambiente, Manuel Villar, ha destacado que este viernes mantuvieron una reunión de seguimiento del convenio, en la que se puso de manifiesto la «buena marcha» de los procesos para la licitación de los proyectos dirigidos a paliar los efectos que producen en las calles de San Gabriel la sobrecarga de las instalaciones en momentos puntuales de lluvias torrenciales. «Con la duplicación, tanto de la capacidad de bombeo como de depuración, esperamos que se puedan solucionar en su totalidad o en su mayor parte», ha apuntado.

DESDOBLAMIENTO DE LA ESTACIÓN DE BOMBEO 

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Alicante acordó en su sesión del pasado 22 de febrero encomendar a Aguas Municipalizadas de Alicante la licitación, contratación y ejecución de las obras de desdoblamiento de la Estación de Bombeo de Aguas Residuales de San Gabriel y doblar la capacidad de la depuradora de Rincón de León, al poner en marcha los digestores 3 y 4 e implantar un sistema de minimización de olores, valoradas en 3.688.013,89 euros.

Estas obras reducirán la posibilidad de desbordamiento en la zona baja de San Gabriel, donde termina el colector general, en casos de lluvias torrenciales.

«Somos conscientes del perjuicio que produce a los vecinos de espacios como el parque Joan Fuster y calles circundantes, además de que lleguen parte de dichas aguas al barranco por los aliviaderos, cuando se producen estos episodios, y, por eso, promovimos este convenio entre el Ayuntamiento, Aguas y la Epsar para aportar soluciones que eviten estas situaciones», ha declarado el edil.

La comisión que ha firmado el convenio está integrada por representantes de la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de la Generalitat, la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales de la Comunitat Valenciana (EPSAR), el Ayuntamiento de Alicante y Aguas Municipalizadas de Alicante (AMAEM).

El convenio se firmó el 13 de diciembre de 2019 y el objetivo es que las obras estén desarrolladas antes de finalizar 2023, financiadas al 60 por ciento por la EPSAR y al 40% restante por Aguas de Alicante.

GRANDES INFRAESTRUCTURAS

La estación de bombeo de San Gabriel está asociada al tanque antitormentas construido en la zona con capacidad para retener 60.000 metros cúbicos de aguas que llegan desde los colectores de pluviales en caso de lluvias torrenciales. Esta cantidad de agua es elevada desde la Estación de Bombeo (EBAR) de San Gabriel hasta la depuradora de Rincón de León para su tratamiento y reutilización en baldeo, riego de parques y jardines o de suelo agrícola.

Además, el Ayuntamiento y la Generalitat trabajan en el proyecto Alicante Agua Circular, que contempla inversiones que superan los 100 millones de euros para la reutilización de todas las aguas tratadas en las depuradoras del municipio para riego agrícola, con el objetivo de evitar su vertido al mar, así como la construcción de nuevos depósitos, estaciones de bombeo y parques inundables e instalaciones de reaprovechamiento totalmente sostenibles.