El Gobierno se reúne con los transportistas para evitar el cierre patronal

Si no se llega a un acuerdo firme habrá movilizaciones antes de navidad

TERRETA | EP

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana se reúne este viernes con el sector del transporte para seguir buscando una solución a sus reivindicaciones y con el fin de evitar el cierre patronal decretado por las empresas para tres días de diciembre.

La Federación Valenciana de Empresarios del Transporte y la Logística (FVET) se ha sumado a la movilización de los transportistas convocada antes de Navidad.

La secretaria de Estado del Ministerio, Isabel Pardo de Vera, ha avanzado en el II Observatorio de la Movilidad de ‘El Español’ que ya se barajan distintas posibilidades desde el Gobierno para atajar, en concreto, el impacto del incremento de los combustibles en el sector.

Pardo de Vera ha manifestado su disgusto respecto a las manifestaciones vertidas desde las patronales, ya que solo dos semanas antes mantuvo un encuentro con ellos: «Me siento muy frustrada, soy transparente, leal y colaborativa y sinceramente no me ha gusto esta exposición de motivos».

En cualquier caso, ha defendido que su Ministerio es consciente de sus problemas. En primer lugar del desgaste físico, de tiempo y de costes que los camioneros tienen en el momento de carga, algo a lo que la ministra Raquel Sánchez ya se refirió recientemente como un problema «privado» entre transportistas y cargadores.

En segundo lugar, el precio de los combustibles, sobre el cual el Gobierno ya estaría trabajando, y, por último, las quejas del sector sobre los peajes que el Ejecutivo introducirá en las carreteras a partir de 2024, según se ha comprometido con Bruselas.

Sobre este último asunto, Pardo de Vera ha constado que el debate ya «está contaminado», quizá por la falta de coherencia informativa que cree que se dado desde su Departamento, haciendo autocrítica.

No obstante, ha manifestado que todos los partidos políticos tienen sus propuestas para solucionar el problema de la financiación de las carretera y el déficit de más de 7.000 millones que arrastra la conservación, con las que estaría de acuerdo, a pesar de que se opongan a esta medida.