El juego presencial en la Comunitat Valenciana experimentó un descenso del 39% en 2020, pero el ‘online’ se incrementó en un 18%

En 2020 se jugaron 2.851 millones de euros en la autonomía, un 33% menos que en 2019

TERRETA

Los datos analizados por la Comisión del Juego sobre la evolución de esta actividad a lo largo de 2020 refleja «el claro impacto de la pandemia en un sector que se vio afectado, como el resto de locales de ocio y hostelería, por las restricciones sanitarias derivadas de la pandemia» lo que ha dado lugar, tal y como ha confirmado el director general de Tributos y Juego, Rafael Beneyto, a una reducción de las cantidades destinadas al juego presencial de un 39%. 

La reducción de la actividad del juego ha sido generalizada en todas las comunidades autónomas, a pesar de que en la Comunitat Valenciana la reducción ha sido inferior a la registrada en las autonomías más pobladas (Andalucía, Cataluña y Madrid). El mismo efecto se observa en la evolución de la recaudación de tributos sobre el juego: en la Comunitat Valenciana se redujo un 35%, mientras que la media de las comunidades autónomas fue del 45%. 

En concreto, de la evaluación inicial realizada por la Comisión del Juego, se extrae que en 2020 se han jugado en la Comunitat Valenciana 2.851 millones de euros, un 33% menos que en 2019. En las modalidades de juego presencial de competencia autonómica descendió en un 39%, mientras que en las loterías del Estado fue del 15% y en los juegos de la ONCE del 29%. 

No obstante, al igual que sucede en el resto de las autonomías, el incremento durante el año de pandemia se ha registrado en el juego ‘online’, con un repunte de las cuantías jugadas de un 18% y de cerca de un 40% en su recaudación. 

Ante la situación epidemiológica durante 2020 y la consecuente interrupción de la actividad, el Consell estableció una bonificación del 100% de la cuota íntegra del tributo de explotación de las máquinas y aparatos automáticos durante el tiempo que duró el estado de alarma, en atención a que consiste en una cuantía fija, y se amplió el periodo de presentación y pago de los tributos del juego que finalizaron durante el estado de alarma hasta un mes después de su finalización. Pero no se instrumentaron ayudas públicas, como sí hicieron otras comunidades. 

Tal y como ha explicado el director general de Tributos y Juego, Rafael Beneyto, «desde la Generalitat somos respetuosos con el ejercicio de la actividad empresarial del Juego dentro del marco que le definen las leyes, y por ello adoptamos las medidas tributarias necesarias para no penalizar la actividad por el impacto de la pandemia». 

Eso sí, el director general ha incidido en la apuesta del Consell por avanzar en la regulación del Juego «con el objetivo de prevenir y luchar contra comportamientos adictivos y la ludopatía, especialmente de las personas más jóvenes, que son las más vulnerables», de acuerdo con la reciente Ley del juego y prevención de la ludopatía. 

Tipología del juego

Si analizamos la evolución del año 2020 por las distintas tipologías de juego se observa -en el caso de los Casinos- que los ingresos totales han disminuido un 53% y un 58% el número medio de jugadores y jugadoras, que se ha situado en los 293.000 frente a los 695.000 registrados en 2019. 

Por su parte, las cuantías jugadas en los bingos se han reducido un 41%, con especial impacto en los bingos electrónicos donde la reducción ha sido del 49%, manteniéndose el mismo número de salas activas de bingo a lo largo de 2020 en relación con 2019. 

En el año 2020 se ha registrado también una ligera reducción de un 2% el número de máquinas de juego, pasando de 26.627 a 26.226, pero solo del 1% en las instaladas en establecimientos de hostelería. En cuanto a la cantidad jugada, también cayó un 35% durante el año pasado, siendo un 39% en las máquinas tipo B. 

En este sentido, también sufrió una reducción la instalación de máquinas auxiliares de apuestas y terminales. Sin embargo, la caída ha sido variable en función del tipo de establecimiento: en hostelería se redujo un 9%, consecuencia de la nueva regulación del juego aprobada, mientras que en locales de bingo aumentaron un 5% y en los salones de juego un 4%. Sin embargo, sí es generalizada la reducción del volumen total de apuestas- un 29%, pasando de 345,5 millones a 243,4.