Familiares de 14 víctimas del franquismo visitan obras de exhumación en fosa

Familiares de catorce represaliados por el franquismo enterrados en una fosa común en el cementerio viejo de Elche han visitado las obras de exhumación de los cuerpos, que empezaron el pasado mes de agosto.  

Los familiares, en su mayoría de la localidad vecina de Crevillent, han comprobado el avance de las tareas de identificación de los cuerpos de los seis vecinos de este municipio alicantino, que se suman a los otros seis de Elche y dos de Aspe (Alicante), aunque no se descarta la presencia de dos cadáveres más en la fosa común.

Según ha explicado la concejala de Cultura, la socialista Marga Antón, esta fosa es un antiguo aljibe empleado como osario, donde se encuentran restos humanos de varias generaciones.

Hasta el momento se han extraído diecisiete toneladas de tierra y se han identificado varios restos mortales, que ya están listos para la realización del análisis genético.

De esta forma, finaliza la primera fase del proyecto, que, según Antón, va a ser largo debido a las características del aljibe, ya que se halla dentro de un pozo de tres metros de longitud.

Así, los trabajos se harán poco a poco para adaptarse a las necesidades del terreno, pero siempre con el objetivo de «dar digna sepultura a los represaliados«, ha explicado la edil. 

El alcalde de Crevillent, José Manuel Penalva, de Compromís, también ha acudido al cementerio viejo como nieto de una de las personas que están en la fosa común, quien ha destacado la emoción del momento por el «trato injusto que muchas veces han recibido todas estas personas de las que la sociedad no debe olvidarse».

La Conselleria de Participación y Calidad Democrática financia estos trabajos que se llevan a cabo por parte de un equipo de arqueólogos, antropólogos e investigadores del Laboratorio Forense de la Universidad Autónoma de Madrid, con el apoyo del arqueólogo municipal, la jefa de la sección del Archivo Municipal y del director de la Cátedra Pedro Ibarra.

Terreta Radio

No te lo puedes perder