La candidatura del PSPV-PSOE de Alicante participa en una actividad de reforestación en el monte Orgegia

La candidata del PSPV-PSOE a la Alcaldía de Alicante, Ana Barceló, ha defendido que los socialistas “daremos un giro de 180 grados a las políticas municipales relacionadas con el medio ambiente porque queremos una ciudad más amable, más verde, más sostenible, que esté preparada para los efectos del cambio climático y que proteja su patrimonio natural, porque es la herencia que vamos a dejar a las nuevas generaciones”.

En esa línea, Barceló ha explicado que “llevaremos la energía limpia a los barrios promoviendo comunidades energéticas para hacer más eficientes las viviendas y reducir la factura de la luz a las familias. Vamos a renaturalizar Alicante, creando un ambicioso cinturón verde y programando actividades de reforestación, siempre con la participación del tejido asociativo”. De igual manera, “estamos decididos a revertir el abandono municipal de las partidas rurales y parejas naturales, queremos cambiar las escombreras por arbolado”. Porque, en definitiva, “decimos basta ya a gobernar de espaldas al medio ambiente”.

La candidatura socialista ha participado hoy en una actividad de reforestación en el monte Orgegia organizada por la Asociación de Vecinos El Palamó-Villafranqueza, con la colaboración de la Asociación Reforestación por el Clima y Actuamos Alicante. Durante la jornada, se han plantado medio centenar de ejemplares de arbolado autóctono, entre ellos, de la especie milton. Todo en el marco de un diálogo en el que se han abordado las necesidades del presente para cimentar el proyecto de la Alicante verde que queremos en el futuro.

Algunas de las principales claves sobre “Alicante, ciudad sostenible”

Llevaremos la energía limpia a nuestros barrios y comunidades promoviendo, con fondos europeos, comunidades energéticas que hagan más eficientes las viviendas y ayuden a bajar la factura de la luz a las familias. Para ello, implantaremos una Oficina de Transformación Comunitaria (OTC) para fomentar las comunidades energéticas locales con base en las ayudas concedidas por el Ministerio para la Transición Ecológica para la promoción y dinamización de las mismas. Crearemos, en colaboración con otras administraciones, una línea de financiación de proyectos de comunidades energéticas, y se potenciarán bonificaciones de impuestos a quienes instalen en sus viviendas sistemas para el aprovechamiento de energía solar destinada al autoconsumo.

Haremos que Alicante sea una ciudad libre de emisiones con el horizonte 2030 y la adaptaremos al nuevo escenario climático.
Impulsaremos una Zona de Bajas Emisiones mediante un proceso de diálogo con la ciudad, que reivindique el espacio ciclo-peatonal y garantice la reducción de sus emisiones y su mitigación mediante la reforestación de espacios públicos y la implantación de zonas verdes en solares sin edificar para alcanzar la descarbonización efectiva del núcleo urbano. Promoveremos aparcamientos disuasorios eficaces en el perímetro de la ciudad; implantaremos un Plan de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático con el fin de descarbonizar la ciudad y acondicionar sus espacios a la nueva realidad climática. Estableceremos un mapa de congestión de calor en el espacio urbano para poder establecer medidas correctivas en aquellas calles con menos sombra y con más acumulación asfáltica de temperatura. Llevaremos a cabo la implantación de la Ordenanza del Ruido para garantizar el derecho al descanso de las vecinas y vecinos de Alicante.

Trabajaremos para renaturalizar la ciudad con un arbolado autóctono bien gestionado; ampliaremos con determinación su masa forestal y la impulsaremos como Capital Verde Europea. Contaremos con un Plan Director del Arbolado de Alicante con la participación del tejido asociativo de la ciudad. Declararemos la Serra Grossa como Paraje Natural Municipal para protegerla de las continuas agresiones que sufre esta zona forestal. Fomentaremos la renaturalización de nuestro entorno en sierras como Orgegia o el Porquet, generando hábitats favorables a la biodiversidad y a la fauna autóctona. Implantaremos un anillo verde interurbano con la reforestación de amplios espacios en el arco perimetral de la ciudad, así como de montes urbanos como el Tossal, el Benacantil o la Serra Grossa.

La transición verde de Alicante se hará dando espacio a la participación ciudadana y recuperando plazas y parques como puntos de encuentro necesarios para la convivencia de nuestros barrios. Impulsaremos los parques de Lo Morant y el Palmeral como pulmones verdes y reformularemos su integración en los barrios de la mano de la ciudadanía. Reuniremos al menos cada seis meses al Consejo de Sostenibilidad de Alicante para evaluar la implantación de diferente normativa, así como las auditorías de limpieza y las distintas memorias de gestión de residuos.

Revertiremos el abandono municipal de las partidas rurales con políticas que pongan en valor su contribución al medioambiente y el bienestar de los vecinos y vecinas. Las protegemos del vertido indiscriminado de escombros y otras actividades contaminantes que perturban clandestinamente su convivencia.

Tabarca tendrá un transporte digno y sostenible y un servicio de amarres ecológicos que evite el arrastre de posidonia en su fondo marino. Además, promoveremos la desestacionalización de su turismo y llevaremos a la Unesco una propuesta para que la isla sea declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

Alicante será una ciudad Pet Friendly, mascota amigable, con playas y parques que den respuesta a la creciente demanda en nuestra ciudad, así como un servicio de información sobre alternativas de ocio y alojamientos al efecto.