La ciudad inicia la primera fase de las obras de peatonalización del centro tradicional

La segunda fase del proyecto se retomará tras las fiestas de Navidad

El Ayuntamiento de Alicante comenzará este lunes la primera fase de las obras de la peatonalización del eje de la avenida Constitución, la calle Bailén y Castaños en el centro tradicional. Las obras tienen una duración prevista de tres semanas y cuentan con una inversión de 1.479.191,65 euros.

Con esta actuación, Alicante busca dar el «paso definitivo» en la remodelación del centro de la ciudad, con la ejecución de un corredor peatonal de 22.792 metros cuadrados libres de vehículos, tramos de plataforma compartida para facilitar los accesos a los vados y modificación de aceras, calzadas y elementos de mobiliario.

El concejal de Movilidad, José Ramón González, ha valorado el inicio de este «ambicioso» proyecto que supone el «cambio estratégico del modelo de ciudad sostenible» tras «varios años de trabajos técnicos previos, un importante impulso para la revitalización del centro y la creación de un corredor peatonal continuo entre el Mercado Central y la Explanada de España».

Este lunes, con el inicio de la primera fase de las obras, se ha previsto el corte al tráfico de la calle Bilbao, en el tramo situado entre la calle San Fernando y Médico Manero Mollá, que tendrá una duración de tres semanas, del 22 de noviembre al 10 de diciembre.

En esta fase actuará durante los primeros días Aguas de Alicante para ejecutar el proyecto de renovación de redes de agua potable y saneamiento de la red arterial de agua regenerada y posteriormente la mercantil de las obras. El acceso y salida de los vados afectados estarán garantizados y las aceras se mantendrán expeditas para asegurar el acceso a los residentes.

SEGUNDA FASE

La reforma integral proyectada en esta zona del centro se iniciará con la segunda fase de las obras, previsiblemente de nuevo a partir del 15 de enero, con la que reiniciará la actuación de la peatonalización para llevar a cabo las obras en la avenida de la Constitución, Bailén y Castaños.

Las obras en la calle Bilbao obligarán a modificar el itinerario de las líneas 05, 08, 10, 13 y 39 de autobús.

González ha destacado que las obras permitirán «mejorar las condiciones de accesibilidad, interconectar el centro tradicional con los principales flujos peatonales, establecer mayor dotación de viario de preferencia peatonal, llevar a cabo políticas activas que favorezcan el comercio con los flujos peatonales, incrementar la calidad de vida de los ciudadanos y visitantes y reducir la contaminación».

Con esta intervención se persigue mejorar la movilidad y la accesibilidad de los peatones con la peatonalización del tramo superior de la Avenida Constitución anexado a la actual Plaza de Ruperto Chapí, en el que se va a crear un gran espacio abierto con un diseño urbano para «dar continuidad» en las soluciones de urbanización y materiales a emplear en todo el centro tradicional.

Concretamente, esta intervención se lleva adelante a su vez para integrar la conexión con el Paseo de la Explanada y la fachada marítima y la apertura va a permitir que el centro tradicional se «abra al mar» y se conecte peatonalmente con los proyectos futuros planteados en el frente marítimo.