La Diputación ve en el Fondo de Cooperación una imposición para suprimir sus competencias

La maquinaria activada por la Generalitat para imponer a las diputaciones el Fondo de Cooperación ha aplastado los espacios de diálogo

TERRETA|EP

La Diputación de Alicante ha mostrado este miércoles su rechazo al Fondo de Cooperación Municipal de 2022, al que sí se han sumado las corporaciones provincial de Castellón y Valencia, ya que considera que se trata de una «imposición» del Consell, al que acusa de querer «suprimir» competencias de estas entidades.

La corporación provincial presidida por Carlos Mazón ha anunciado que pondrá en marcha en 2022, por segundo año consecutivo, el Plan + Cerca, dotado con 30 millones de euros, una inversión que «duplica la que destinará la Generalitat Valenciana a los municipios de la provincia a través del Fondo de Cooperación Local».

«El Plan +Cerca llega a todos los municipios y da autonomía y libertad a los consistorios para que decidan el destino de las ayudas», ha sostenido en un comunicado la portavoz del equipo de Gobierno de la Diputación, Ana Serna, quien ha destacado que este Plan «prioriza a las localidades más pequeñas y no a las más grandes y ricas, como sí hace la Generalitat».

Además, ha añadido que la iniciativa de la Diputación de Alicante «tiene en cuenta en el reparto el criterio de despoblación para beneficiar precisamente a los municipios con un mayor riesgo de despoblamiento».

Serna ha reiterado el rechazo de la Diputación al Fondo de Cooperación de la Generalitat porque «atenta contra la autonomía financiera de las diputaciones» y se trata de una «imposición» del Consell. «Lo que quiere el gobierno tripartito de Ximo Puig es eliminar las diputaciones, suprimiendo poco a poco sus competencias», ha alertado Ana Serna.

En este sentido, la diputada ha criticado la «total falta de diálogo» de la Generalitat, «que se ha negado en todo momento a abrir un proceso de entendimiento con la institución provincial» y ha subrayado que Mazón «compareció en Les Corts para abrir un espacio de consenso y explicar sus argumentos».

«Mazón insistió que este asunto se tratase en las reuniones de la Comisión Bilateral con la Generalitat para buscar puntos de encuentro. Además, el equipo de Gobierno de la Diputación aplazó la presentación de enmiendas al proyecto de ley, en aras del diálogo y la búsqueda de acuerdos», ha apuntado la portavoz del equipo de Gobierno provincial.

Sin embargo, ha lamentado que los esfuerzos de la Diputación de Alicante «han sido inútiles». «La maquinaria activada por la Generalitat para imponer a las diputaciones el Fondo de Cooperación ha aplastado los espacios de diálogo y ha pasado por encima del consenso. Todo el proceso hasta aprobar la ley que regula el Fondo de Cooperación ha sido una pantomima», ha reprochado Serna.

«La Diputación de Alicante ha insistido siempre en la necesidad de que la adscripción al Fondo de Cooperación fuera voluntaria y no obligatoria, tal como se solicitó en las alegaciones, pero el tripartido lo ha impedido», ha señalado la portavoz, quien ha recordado que la Diputación recurrirá al Tribunal Constitucional la ley del Fondo de Cooperación.

De otro lado, Serna ha señalado que el pasado 23 de diciembre el presidente de la Diputación remitió una carta a la Generalitat en la que anunció que no acudiría a ninguna reunión sobre el Fondo de Cooperación hasta que los tribunales no se pronuncien al respecto. En la misiva Mazón recordó su discrepancia con el criterio de «imposición» y la «falta de diálogo» de la Generalitat.