La Epsar abre la vía para abonar el mantenimiento de las depuradoras de Alicante y licitar un nuevo contrato

La medida afecta a todas las depuradoras del territorio valenciano

TERRETA | EP

El consejo de administración de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas (Epsar) ha aprobado por unanimidad iniciar el expediente de revisión de oficio que abre la vía para el pago de las anualidades pendientes a Proaguas, la empresa de la Diputación de Alicante especializada en el ciclo integral del agua.

El consejo de administración de Epsar está presidido por la consellera de Agricultura y Transición Ecológica, Mireia Mollà, e integrado por representantes de diversas conselleries de la Generalitat, de los ayuntamientos y de las diputaciones. La Diputación de Alicante está representada por la vicepresidenta y responsable de Ciclo Hídrico, Ana Serna, presente en la reunión.

La deuda, cercana al millón de euros anuales, está pendiente desde 2019, ante la falta de convenio. El acuerdo alcanzado permitirá además la licitación de un nuevo contrato en sustitución del convenio de colaboración suscrito en 2010 entre la Entidad de Saneamiento y la Diputación de Alicante para el control de las depuradoras y otras instalaciones de regeneración de aguas.

Los informes del Plan de Auditorías del Sector Público, de la Abogacía de la Generalitat y de la Intervención General señalan la obligación de licitar un contrato, en lugar de mantener el acuerdo de colaboración, ya que la institución provincial delegaba las tareas en su empresa Proaguas, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

Ante la finalización del anterior convenio, y mientras se tramita la nueva contratación, quedó pendiente desde 2019 el abono de las anualidades. En este caso, la administración pública no pudo recurrir a la figura del «enriquecimiento injusto», que permite pagar aquellos servicios de interés general que no pueden dejar de prestarse, al estar reservado solo a empresas públicas.

Ante la situación, el Consejo de Administración de Epsar decidió en la pasada sesión cumplir con los requerimientos de la Auditoría, Abogacía e Intervención, a través de la revisión de oficio, y confeccionar unos pliegos de licitación que permitan adjudicar zonalmente el control de las depuradoras en todo el territorio valenciano, incluido el que actualmente gestiona Proaguas. Con este acuerdo se homogeneizará el sistema de mantenimiento de las depuradoras de la Generalitat en toda la Comunitat Valenciana.

Este acuerdo y la configuración de la próxima licitación se tratará en una nueva reunión que se celebrará este viernes en la Diputación de Alicante, entre la Conselleria de Transición Ecológica, Epsar, la Corporación Provincial y la empresa Proaguas.