La renta per cápita de la Comunitat ha crecido un 60% desde el Estatuto de Autonomia, pero se aleja de la media nacional

Puig propone que el territorio valenciano lidere un «gran pacto por la energía» e incremente su apuesta por las renovables.

La renta per cápita de la Comunitat Valenciana ha crecido un 60% desde el Estatuto de Autonomía, aunque no obstante se aleja de la media nacional y europea, según se ha puesto de manifiesto en la presentación este martes en Alicante del V Congreso de Economía Valenciana que organiza el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie) .

Esta serie de encuentros, que se desarrollarán entre junio y noviembre, tienen el objetivo de construir visiones y estrategias compartidas para afrontar los retos que plantea el futuro económico en la Comunitat Valenciana, según ha informado el Consell en un comunicado.

Al respecto, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha propuesto en la clausura que la Comunitat Valenciana lidere un «gran pacto por la energía» e incremente su apuesta por las renovables, 

Primeramente, el director del Ivie, Francisco Pérez, ha presentado el documento ‘La economía valenciana 40 años después de Estatut d’Autonomía de 1982’ que constata que la renta per cápita de los valencianos ha crecido un 60% en estos 40 años, mientras que la población aumentaba desde los 3,7 millones de habitantes hasta los 5 millones actuales.

Sin embargo, las mejoras de productividad y salarios han sido inferiores a las de otras regiones, por lo que, a pesar de los progresos, la economía valenciana ha divergido de otros territorios más prósperos y el PIB per cápita está 12 puntos por debajo de la media nacional, cuando en 1982 se situaba en la media.

Asimismo, ha señalado que la sociedad y la economía valenciana han «cambiado profundamente» y que «el tejido productivo ha tenido que adaptarse a un escenario muy distinto». «Se ha reducido el peso de la agricultura y las manufacturas, la construcción ha tenido altibajos y ha aumentado el de los servicios, tanto privados como públicos. Se han reforzado las actividades de intensidad tecnológica media-alta y más intensivas en capital humano», ha añadido.

También ha señalado que los cambios en la economía han ido acompañados de una intensa transformación del sector público, que ha crecido en dimensión de sus políticas y despliegue de sus servicios, hasta gestionar un volumen de gastos equivalente en 2022 al 50% del PIB.

En estas décadas el gasto público se ha descentralizado y las comunidades autónomas gestionan cerca del 40% del mismo. Aún así, a pesar de todos los avances, ha apuntado que «la competitividad y productividad de la Comunitat Valenciana no son todavía sobresalientes», por lo que para Francisco Pérez la economía valenciana se enfrenta a tres retos fundamentales.

El primero es lograr un tejido productivo y un sector público que se apoyen en los activos que se basan en conocimiento: el capital humano y el tecnológico. El segundo reto es la sostenibilidad medioambiental del desarrollo valenciano, que obliga a afrontar la transición energética y a aprovechar la posición ventajosa de la Comunitat Valenciana en energías renovables.

Por último, el tercer gran reto es lograr un desarrollo económico inclusivo, con ambiciosas políticas de nivelación de las oportunidades e ingresos de las familias.

Tras la intervención del director del Ivie, la jornada se ha completado con la conferencia invitada de Rafael Doménech (BBVA Research y Universitat de València) sobre las perspectivas de la economía valenciana.

Posteriormente, se ha celebrado una mesa de debate con los expertos Carmen Herrero (Ivie y Universitat d*Alacant), Inmaculada Martínez-Zarzoso (Universidad de Göttingen y Universitat Jaume I) y Antonio Roldán (EsadeEcPol y LSE) que ha abordado algunos aspectos de la economía actual como el envejecimiento de la población, la deuda pública, la desglobalización, la inflación o la productividad.

«PAPEL DECISIVO»

Para clausurar el acto, Puig ha propuesto que la Comunitat Valenciana lidere un «gran pacto por la energía» e incremente su apuesta por las renovables, así como ha afirmado que el territorio valenciano está llamado a jugar un «papel decisivo» en la transición ecológica para avanzar hacia la autonomía energética.

«Queremos jugar ese papel de armonización entre los diferentes actores comprometido con la lucha contra el cambio climático y con el reforzamiento de las energías renovables», ha indicado el president, que ha subrayado que la Comunitat Valenciana «tiene que jugar un papel decisivo» en la consecución del objetivo de soberanía energética a través de un pacto que «tiene que tener también su traslación a nivel español y europeo».

En este sentido, ha subrayado la capacidad de la Comunitat Valenciana para aprovechar las oportunidades que ofrecen los fondos europeos y ha recordado que el primer gran proyecto tractor que se va a desarrollar en este ámbito se ubicará en la Comunitat Valenciana, con la apuesta de Volkswagen por la gigafactoría de baterías eléctricas de Sagunt.

El president ha destacado también la importancia de intensificar las políticas de impulso a la Formación Profesional para incrementar la conexión del mundo académico con la empresa, y en este sentido ha abogado por importar aquellas experiencias innovadoras que se están desarrollando en otros países.

Para finalizar, ha destacado que este V Congreso de Economía Valenciana ha permitido «iniciar una conversación» para reflexionar sobre las vías más adecuadas para avanzar en igualdad de condiciones y cohesión social, y ha señalado que las «grandes reformas» requieren «abstraerse de la coyuntura, vinculada con una excesiva polarización y que genera malos productos políticos» porque han sido elaborados «sin la maduración adecuada».