Las Cámaras de Alicante y Orihuela insisten en la defensa del Trasvase Tajo-Segura: «Es una necesidad ineludible»

Las Cámaras de Comercio de Alicante y de Orihuela han acordado este martes manifestar nuevamente su apoyo al Trasvase Tajo-Segura, tal y como ya se manifestó públicamente en las reuniones mantenidas con los presidentes de las Cámaras de Almería, Murcia, Cartagena, Orihuela y Lorca. Ambos organismos insisten en que el trasvase «es una necesidad ineludible que no puede verse sometida a constantes vaivenes y cambios de postura partidistas».

En un comunicado, sostienen que el Gabinete de Estudios de la Cámara de Alicante realizó un documento, posteriormente ratificado por el resto de Cámaras, donde se analiza el impacto económico y laboral del déficit hídrico, que se envió a los gobiernos autonómicos, central y de la Comisión Europea.

«En el informe queda de manifiesto la enorme preocupación de las regiones afectadas por este gravísimo problema, en el que no sólo no se avanza, sino que se retrocede a marchas forzadas», exponen ambas entidades.

A su juicio, «la situación actual debe tener una respuesta contundente por parte de todos los partidos políticos, instituciones y de los ciudadanos de Alicante, Almería y Murcia. Los continuos cambios de criterio sobre el Trasvase son un lastre para el desarrollo empresarial», subrayan.

Asimismo, manifiestan que el Trasvase «es un motor dinamizador del desarrollo económico y social, contribuyendo a consolidar y posicionar las provincias de Alicante, Murcia y Almería como referencia nacional e internacional de agricultura más competitiva, modernizada y sostenible de España».

Además, señalan que los recursos del Trasvase «suponen más de la mitad de las aguas que dispone la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, que suministra el agua a todos los municipios de la provincia de Murcia (a excepción de Jumilla y Yecla) y gran parte de los de la provincia de Alicante, entre los que se incluyen los municipios de mayor consumo y afluencia turística».

«También más o menos la mitad de los regadíos de la cuenca del Segura dependen del Trasvase Tajo-Segura (más de 150.000 hectáreas). Es la auténtica garantía de abastecimiento urbano para más de 3 millones de habitantes y visitantes», añaden las entidades, quienes además señalan que «este agua trasvasada ha repercutido muy positivamente en sectores clave para la economía de las tres provincias como son el turismo, la industria y la construcción».

Por último, señalan que «que los recursos que llegan desde el Tajo son vitales para cubrir las necesidades hídricas medioambientales de la cuenca del Segura». «La reducción de los caudales previstos aumenta el riesgo de desertificación y de salinización de suelos en su área de influencia y la diversificación de cultivos asociada al regadío posibilita la conservación de una biodiversidad que desaparecería sin esa alternancia de cultivos», subrayan.

Asimismo, recalcan que «la sostenibilidad del regadío y su implicación medioambiental es un elemento clave de la lucha contra el cambio climático, que muy a menudo se olvida».