Marzá acusa a la oposición de vivir del discurso de la imposición lingüística

Vicent Marzá, Conseller de Educación, Cultura y Deporte

Las luchas partidistas utilizan el ruido para confrontar a la gente

Marzà acusa a derecha y ultraderecha de «usar el discurso de la imposición del valenciano» para «vivir de la política»

El conseller de Educación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà, ha considerado que «el discurso de la imposición lingüística» del valenciano «que usan la derecha y la ultraderecha es el claro ejemplo de cómo utilizar la visibilidad que te da estar en política para ir en contra de los intereses de la ciudadanía». 

Marzá defiende la necesidad de que los alumnos de la Comunitat Valenciana dominen las dos leguas cooficiales así como el inglés como una tercera lengua, siguiendo siempre criterios académicos en el que los alumnos estén en el centro.

Según el Conseller, se hace más ruido que confrontación real, y afronta las luchas partidistas que intentan sublevar esa tranquilidad ya que hay un 93% de centros que han aprobado los planes lingüísticos. Pero reconoce que el debate existe porque se alienta desde hace muchos años.

Sobre las protestas que se llevan a cabo en algunas zonas de la Comunitat como en la vega baja, contra la imposición del valenciano, Marzá dice que «hay desinformacion» y que la realidad muestra que cuando hay criterios pedagógicos se superan los conflictos. Aunque insiste en que ciertas plataformas utilizan el ruido político para vivir de la política confrontando a la gente.

Marzà acusa a derecha y ultraderecha de «usar el discurso de la imposición del valenciano» para «vivir de la política»

En la misma línea, ha considerado que esto es lo que hacen «la derecha y la extrema derecha para no hablar de lo que realmente le importe a la gente». «¿De verdad le interesa a los niños y niñas los debates estériles que plantea la extrema derecha o les interesa las becas comedor, el acceso a la educación de 0 a 3 y la oportunidad de aprender lenguas?», ha planteado.

En todo caso, ha recalcado que él «no va a entrar así porque esos marcos solo alimentan el bluf de la política: que una gente privilegiada viva de esto en contra de los interese de la mayoría»