Oltra apela a la voluntad política para un mundo más justo, habitable y «feliz» tras la pandemia

La vicepresidenta y consellera de Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, ha llamado este lunes a la «voluntad política» ante la oportunidad que se abre tras la pandemia de impulsar la economía pública, social y cooperativa «si colectivamente decidimos que queremos un mundo más justo, democrático, habitable y, por tanto, más feliz».

«Solo con justicia social, ecológica y feminista podremos seguir habitando este precioso mundo que hemos recibido en herencia, que estamos obligados a dejar a nuestros hijos en herencia al menos tal y como lo recibimos».

Así lo ha manifestado en una charla del 33 Congreso Internacional del Centro de Investigación e Información sobre la Economía Pública, Social y Cooperativa (CIRIEC), que se celebra hasta el miércoles en el Palau de les Arts y aborda las dinámicas mundiales en la era post-COVID.

Oltra ha empezado su discurso compartiendo la «verdad incómoda» de que la desigualdad mata, ya que «1.125 hombres, mujeres y niños morirán mientras dura este panel si diez hombres blancos no acumulasen más riqueza que 3.100 millones de personas empobrecidas». Ha urgido a reaccionar ante esta injusticia y ha advertido que «el planeta seguirá girando» y lo que está peligro es «la vida que conocemos».

«En una cosa tenía razón Thatcher: ‘There is no alternative'», ha ilustrado afirmando que «el capitalismo y neoliberalismo que se parió en los años 80 son incompatibles con la vida humana». A este modelo «voraz» ha sumado que la sociedad está «mas desvinculada humanamente» y a que los jóvenes nacidos en el XXI «no conocen la vida sin estar golpeados por grandes crisis».

Ha alertado así que la brecha de la desigualdad se abre y se acelera «cada vez más» en un sistema en el que «importa más la cuna y el apellido que la capacidad», con lo que la mayoría de personas que nacen en un hogar empobrecido morirán pobres «hagan lo que hagan».

Por todo ello ha rechazado la vicepresidenta el «engaño deliberado» de la libertad total de los mercados y las personas que «manosean» el dogma neoliberal de Adam Smith. «Estamos en tiempo de descuento, las cifras son aplastantes», ha insistido.

PROFUNDA REFORMA FISCAL

De cara al futuro, además de celebrar el acuerdo para fijar un salario mínimo en Europa o la ‘excepción ibérica’ al precio del gas, ha abogado por una profunda reforma fiscal junto a medidas «predistributivas» como la renta valenciana individual o la «herencia para todas».

También ha defendido un «fuerte» parque público de vivienda, la posibilidad de fijar en una empresa un salario máximo entre los trabajadores que más y menos cobran o la jornada laboral de cuatro días que se ensaya en la Comunitat Valenciana.

Paralelamente, Oltra ha apostado por fortalecer y universalizar los servicios públicos y por un cambio del modelo productivo que permita una transición ‘verde’ «justa e inmediata». «Es la mejor respuesta a una hiperglobalización deshumanizada que nos aleja de cualquier control democrático», ha aseverado.