PP y Cs cargan contra la «soberbia» de Oltra en su dimisión y ven al Botànic «más fracturado»

PP y Cs han acusado este miércoles a Mónica Oltra de «soberbia» en el anuncio de su dimisión del gobierno y del parlamento valenciano y han augurado que el tripartito del Botànic (PSPV-Compromís-UP) queda más fracturado tras su salida.

Así lo han declarado en el ficus de Les Corts la portavoz adjunta ‘popular’ Elena Bastidas y la síndica ‘naranja’, Ruth Merino, un día después de la dimisión de Oltra (Compromís) a raíz de su imputación por el presunto encubrimiento de los abusos sexuales de su exmarido a una menor tutelada.

Bastidas ha acusado a Puig de falta de liderazgo y de guardar un «silencio cómplice» desde que trascendió «este escabroso asunto» y ha asegurado que, con la salida de la vicepresidenta, «el Botànic se fractura todavía más». «Mires donde mires, Oltra ha creado caos y problemas», ha denunciado.

Ha cargado contra la «soberbia» de la exconsellera en el anuncio de su dimisión, cuando ha recalcado que «no se va voluntariamente ni fruto de la reflexión a la que hacían alusión Compromís y el PSOE». «Se va arrastrada», ha ilustrado, y «dando patadas a todo el mundo: a los medios de comunicación, a la justicia, a la Fiscalía, al Síndic (de Greuges), al Partido Socialista e incluso al propio Puig».

Pero «lo más lamentable», a su juicio, es que Oltra se ha ido «sin reconocer errores ni culpabilidades» y «sin que ella ni nadie de Compromís haya pedido perdón a la verdadera víctima». Ha pedido que se realicen todas las pesquisas necesarias y no ha entrado en las decisiones que tiene que adoptar la coalición, aunque ha querido dejar claro que este caso acompañará a la exvicepresidenta «de por vida».

En la misma línea, la síndica de Cs ha acusado a Compromís de dejar caer a Oltra para «no perder el poder», ya que ha advertido que su «amenaza» de dejar el gobierno si la destituían no era más que un «farol».

«Puig sigue gobernando con un partido nacionalista y anclado en el pasado», ha enfatizado, criticando que de esta manera avala el comportamiento de Oltra y su «soberbia y prepotencia que siempre ha tenido» al «vapulear a la justicia y al estado de derecho» en su dimisión. «Peor recuerdo no puede dejar», ha aseverado.