PP y Cs descartan investigar el «complot» denunciado por el jefe de Policía Local para apartarle del puesto

Consideran que la segunda sesión de la comisión que investiga las oposiciones determinó que no hubo irregulares.

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Alicante, formado por PP y Cs, ha descartado «tomar medidas» para investigar el «complot» denunciado por el jefe de la Policía Local, Jose María Conesa, para «apartarle» del puesto, tal y como aseguró el agente en la segunda sesión de la comisión que investiga si hubo irregulares en las oposiciones al Cuerpo.

En concreto, el agente aseguró este lunes que todo era un «montaje» y un «complot» y que las cifras filtradas a la prensa del número de efectivos aprobados con relaciones familiares en la Policía y en el Ayuntamiento eran «falsos». No obstante, ambos partidos han indicado que se trata de un proceso que está judicializado, por lo que «no se tomarán medidas».

Los portavoces Manuel Villar (PP) y Antonio Manresa (Cs) han sostenido en rueda de prensa que ya existe una denuncia presentada por el propio Conesa al respecto de lo denunciado ayer, por lo que han afirmado que no van a entrar «en más juegos de hablar mal de la Polícia; este equipo hemos sufrido ya bastante mala imagen por cuestiones infundadas».

Asimismo, a modo de conclusiones sobre la segunda sesión, consideran que los intervinientes dejaron «claro» que «no hubo nada» y que el objeto de la comisión es «esclarecer si hubo irregularidades». «Todos ayer salimos pensando y convencidos de que no hubo ninguna irregularidad, y si la hubo, no hay pruebas», han apuntado.

Por ello, remarcan que las investigaciones policiales «dirán si es cierto lo que dijo Conesa» y, cuando se resuelvan, «pues veremos las medidas a tomar, si hay que tomarlas». Aún así, han subrayado que «no vamos a seguir alimentando cosas infundadas contra los policías».

«Hemos estado a la altura de las circunstancias. Él dijo lo que dijo y ha acudido a la Policía Nacional. No haremos nada hasta que haya pruebas o se resuelva la investigación», ha añadido Villar.

Por su parte, Manresa ha insistido en que la comisión «tenía un objetivo» sobre las oposiciones y que «no hubo fisuras en los relatos de las personas que declararon», así que «no ha habido ninguna irregularidad». «La denuncia de Conesa no tiene nada que ver con el objeto de la comisión», ha agregado.

Por último, a preguntas de los medios por la decisión de la presidenta de la comisión, la ‘popular’ Mari Carmen de España, de que el alcalde Luis Barcala y el edil de Policía y Recursos Humanos, José Ramón González, no tengan que comparecer, han remarcado que ambos solicitaron declarar «de manera voluntaria».

«Ellos querían comparecer y se decidió que no. La oportunidad fue ayer. Hubiesen podido comparecer sin problemas», ha remarcado Villar, pese a que en la sesión el secretario municipal emitió un informe en el que determinaba que no procedía la intervención de ambos.

La comisión continuará en las próximas semanas, puesto que los grupos podrán presentar nuevas diligencias de comparecencias entre los días 9 y 11 de mayo. Este lunes la segunda sesión se saldó con las declaraciones de los cinco miembros del tribunal, así como una decena más de personas relacionadas con todo el proceso de selección.