Puig reivindica una segunda transición territorial y pide una financiación justa y antidumping fiscal

Apuesta por políticas que favorezcan la «justicia social», para combatir la precariedad laboral, e impulsen la «justicia de género», para erradicar la violencia machista 

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha pedido, durante su intervención en el acto institucional del 9 d’Octubre «justicia» con la Comunitat Valenciana en la financiación autonómica, frente al ‘dumping’ fiscal y para la descentralización de las instituciones del Estado. 

El president ha defendido que la Comunitat está legitimada para plantear esta reivindicación desde su posición de territorio que «forja alianzas superadoras de partidismos, que tumba muros y tiende puentes, que prima la gestión frente al ruido, que propicia estabilidad» y que «abandera una concepción de España plural y diversa». 

«La voz valenciana estará presente desde la razón, la firmeza y la lealtad», ha señalado Puig, que ha trasladado al momento actual la petición de justicia que, ahora hace 500 años, hicieron las clases populares durante las Germanies. 

La Comunitat Valenciana tiene el doble objetivo de obtener aquello que le «corresponde» y de «liderar una España más justa, una España mejor», y, para lograrlo, resulta necesaria una «segunda transición territorial» de la España autonómica y unos nuevos pactos autonómicos, ha remarcado. 

Ximo Puig ha iniciado su discurso con la alusión al «deseado final de un largo viaje» que tiene lugar el mismo día en que se pone fin a la mayor parte de las restricciones fijadas para contener la pandemia. «Hoy celebramos el 9 d’Octubre más esperanzador de la historia reciente», ha señalado el president, que ha continuado: «En este año y medio inacabable, hemos demostrado una fortaleza como pueblo que nunca antes habíamos visto». 

«Los valencianos habíamos superado guerras, invasiones, crisis y desastres naturales, y, de repente, cuando nadie lo esperaba, un virus nos situó ante la peor adversidad», pero «hemos resistido desde la serenidad, con ‘trellat’, sacrificio y solidaridad», ha dicho, y ha agregado: «nunca habíamos sentido tanto orgullo valenciano, y yo nunca sentiré un agradecimiento tan profundo a cada valenciana y a cada valenciano». 

Financiación justa

«Y es también esta colectividad, esta comunidad de personas quien ha de proporcionar a cada ciudadano y a cada ciudadana los servicios necesarios para su bienestar y desarrollo personal, unos servicios para los cuales es imprescindible una financiación justa, una financiación que es, justamente, el origen y la esencia de la Generalitat, institución que da carta de naturaleza al autogobierno valenciano, instrumento político para mejorar la vida del pueblo valenciano», ha agregado. 

Como ha recordado Mónica Oltra, «también forman parte de nuestra identidad el cielo, los ríos, los lagos, el mar, la huerta, las montañas, y, del mismo modo que cuidamos nuestra lengua, nuestras tradiciones, nuestro patrimonio cultural, tenemos también la obligación de preservar nuestro entorno para dejar en herencia a las próximas generaciones una sociedad más inclusiva, más amable, más justa y más sostenible». 

Justicia social, justicia de género y justicia generacional

El president ha extendido, por otro lado, su petición de «justicia» a ámbitos como el la igualdad y la lucha contra la violencia de género, y ha pedido en este sentido «aislar» el «fanatismo machista que quiere fracturar el gran consenso» existente en torno a esta meta. Además, también ha mostrado su voluntad de desplegar políticas que permitan extender la «justicia social» para acabar con la precariedad laboral y de profundizar en la «justicia generacional» para atender como se merecen tanto a las personas mayores como a las personas jóvenes. 

Puig ha aludido, por otro lado, a que el trabajo realizado en los últimos 18 meses ha logrado situar a la Comunitat como «referente» en España, por haber gestionado la pandemia «con rigor», y a que el gobierno de las dos últimas legislaturas ha permitido dejar atrás el «estigma de la corrupción» y ha convertido al territorio valenciano en una «voz respetada». 

El president ha señalado, asimismo, que las personas premiadas en este acto representan las «mejores cualidades» de la Comunitat Valenciana. Ha destacado en este sentido que más de 2.000 miembros del personal sanitario han vacunado a tres millones de personas, algo que ha calificado de «proeza humana, cívica y profesional» y de «victoria» para el conjunto de la ciudadanía. Todo ello ha sido posible, ha recordado, «gracias la ciencia, al enorme civismo de la ciudadanía, y a los equipos de vacunación, hoy condecorados con la más Alta Distinción». 

La vicepresidenta y secretaria del Consell, Mónica Oltra, ha subrayado, por su parte, que «celebrar el 9 d’Octubre es celebrar la identidad diversa, plural y múltiple que nos da vida, una identidad rica alejada de los esencialismos y las individualidades, porque es en la colectividad cuando cada valenciano y cada valenciana se identifica en plenitud».