Responsabilidades por la mala gestión en el relevo de Ferri en e Les Corts

Exige a la dirección que deje de «vetar» a personas «más preparadas» como Mònica Àlvaro por «no ser de su cuerda»

TERRETA|EP

Bloc i País, la corriente soberanista de Més Compromís, ha instado a la dirección que lidera Àgueda Micó a «asumir responsabilidades» y ha reclamado dimisiones tras la «mala gestión» de un asunto «tan delicado» como el relevo de Fran Ferri al frente de la sindicatura del grupo parlamentario de Compromís en Les Corts Valencianes.

En concreto, el coordinador de Bloc i País, Vicent Fernàndez, en un comunicado, ha pedido por «coherencia» la dimisión de los responsables del relevo de Ferri, a quienes además les ha acusado de «debilitar el proyecto» en un momento «clave».

En este sentido, ha criticado las «especulaciones» sobre si Vicent Marzà dejaría la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte para asumir la sindicatura, que se han producido en un momento «delicado» por la situación de la pandemia, aunque finalmente se dio «marcha atrás, sin consultar con el grupo parlamentario la decisión y filtrada a la prensa con acusaciones de traición por parte de la Secretaría General».

Así pues, el responsable soberanista le ha preguntado a la dirección de Més Compromís si «no es hora de un Congreso extraordinario si incluso no se cree lo que hace, si hay dudas y acusaciones de traición en la Permanente y si tienen un liderazgo débil como el de Marzà».

Desde Bloc i País aseguran que la decisión de proponer desde Més Compromís a Papi Robles como relevo de Fran Ferri «se tomó en la Ejecutiva Permanente, formada solo por los jefes de área». «Si la Ejecutiva Plenaria está formada por 46 miembros electos en el Congreso, más otro número de miembros natos, con voz pero sin voto, esta Ejecutiva Permanente solo está formada por una media docena de miembros», han aseverado.

«Àgueda Micó se siente traicionada, según ella misma explica en prensa, por su núcleo más estrecho de confianza, un núcleo que es solo de su elección, puesto que no hubo ninguna integración de la candidatura crítica que salió derrotada en el pasado Congreso Nacional», han aseverado.

Por todo ello, ha insistido en que la persona responsable de «toda la mala gestión» del relevo de Ferri «tendría que dimitir» y la dirección «se tendría que plantear un cambio de rumbo, puesto que no tiene sentido continuar vetando a la gente más preparada, como Mònica Àlvaro, simplemente porque no es de su cuerda».

Fernàndez ha considerado que, con esta situación, ha quedado «demostrado» que «laminar la crítica interna no es un buen negocio, sino que solo lleva a debilitar el partido».