Sanidad pone en marcha siete salas de radiología digital con visión e inteligencia artificial para personalizar las pruebas a los pacientes

El Doctor Balmis de Alicante es el primer hospital de España en disponer de una sala radiológica de estas características.

La Conselleria de Sanidad ha invertido más de 1,5 millones de euros en la instalación de equipamiento de techo en siete salas de radiología de distintos hospitales de la Comunitat Valenciana, que incorpora visión e inteligencia artificial para la personalización de las radiografías a los pacientes.

La principal novedad que aporta esta tecnología es que dispone de una cámara con algoritmos de inteligencia artificial y un detector para el análisis corporal, que detecta el tamaño y el volumen del paciente. De esta manera, se delimita la zona que se ilumina con el haz de rayos X sobre la que se realiza la prueba y se optimiza la radiación.

Precisamente, el conseller de Sanidad, Marciano Gómez, ha visitado hoy, junto con el gerente del departamento de salud Alicante-Hospital General, Francisco Soriano, la primera sala de radiología digital de estas características que se puso en marcha España, y que está instalada en el Hospital Doctor Balmis. El conseller ha explicado que la tecnología con la que cuenta “permite calcular los parámetros óptimos para un paciente determinado y un estudio específico y, en base a ello, ajusta automáticamente y delimita el campo de tratamiento”.

Todo ello supone optimizar el proceso y obtener la mejor calidad de imagen adaptada a cada paciente, cumpliendo además con los estándares óptimos de dosificación de radiación. “De hecho, en términos generales, gracias a este tipo de salas se reduce en aproximadamente a la mitad las dosis de radiación en los pacientes”, ha destacado Marciano Gómez. Esta disminución puede ser de hasta un 45% en estudios de abdomen pediátrico, de un 15,5% en tórax pediátrico y de hasta un 27% en cráneo pediátrico. 

El conseller ha añadido que además con este sistema “se reducen las tasas de rechazo de pruebas, puesto que incorpora un sensor de movimiento, mediante el que se evita que el técnico de Radiodiagnóstico active el sistema en caso de que el paciente se mueva”.

Detección en tiempo real

Estas salas cuentan también con otras herramientas de inteligencia artificial que, por ejemplo, mediante algoritmos es capaz de detectar en tiempo real las anomalías que presenta el paciente en una prueba de tórax, lo que puede contribuir a reducir los tiempos de lectura y a ayudar en el diagnóstico. Otra ventaja es que, con una única exposición, el software permite diferentes visualizaciones, tales como, eliminar la visión de las costillas en una radiografía de tórax, ver solo los tubos y drenajes, etc., sin necesidad de realizar más adquisiciones y evitando radiación innecesaria al paciente. 

El titular de Sanidad ha remarcado que “en definitiva, el objetivo de estos equipos es el cuidado del paciente a través del control de dosis, de manera que está todo diseñado para contribuir a la ergonomía y la productividad de la sala, que todo sea automático y específico para cada paciente y su examen radiológico sea concreto”. 

“Por otro lado, -ha continuado el conseller-, además de los indudables beneficios que estas salas comportan para el paciente, suponen una gran ayuda para los profesionales de Radiodiagnóstico, que ya no tienen que calcular todos los parámetros específicos en cada examen”. “Asimismo, como están robotizadas con suspensión a techo y todos los movimientos pueden hacerse de forma automatizada, los técnicos tampoco tienen que posicionar al paciente de manera manual, con lo que eso conlleva de reducción del esfuerzo físico y de minimizar lesiones”, ha señalado.

El primer hospital en contar con estos equipos de vanguardia tecnológica ha sido el General Doctor Balmis de Alicante, cuya primera sala se puso en marcha a finales del mes de octubre y donde ya se han realizado 2.160 pruebas a 1.888 pacientes. Desde el mes de enero dispone de una segunda exactamente igual. 

Los otros cinco equipos idénticos a los del hospital alicantino han sido instalados ya en dos salas del General de Elche, en otras dos del Clínico de Valencia y en una de la Malvarrosa de Valencia. En el hospital ilicitano ya están en funcionamiento y en breve estarán operativas en los centros de la capital valenciana. 

A estos equipos de radiología de techo, se sumarán otros 10 similares, para los que se invertirán 2 millones de euros y se instalarán en el Hospital General de Castellón, el Doctor Peset de Valencia, el Francesc de Borja de Gandia, el Lluís Alcanyís de Xàtiva, el Marina Baixa de La Vila Joiosa, el General de Elda y el centro de salud integrado de Villena.

Nuevo helipuerto 

Durante su visita al hospital alicantino, el conseller se ha referido también a la reciente apertura al tráfico del helipuerto permanente de uso restringido sanitario, ubicado en la azotea del aparcamiento del centro hospitalario.

Marciano Gómez ha puesto en valor esta infraestructura, “ya que permite acortar distancias y reducir tiempos de respuesta en la asistencia, puesto que durante los últimos ocho años los helicópteros medicalizados aterrizaban en el parque de bomberos de San Vicente del Raspeig y desde allí se hacía el trasladado en ambulancia hasta el hospital alicantino”.

El helipuerto, operativo desde la semana pasada, tiene una superficie total de unos 2.100 metros cuadrados y ha supuesto una inversión de 240.000 euros. La infraestructura está compuesta por la pista de la helisuperficie, para el aterrizaje y despegue de las aeronaves, con ayudas visuales para las maniobras, balizas luminosas para uso nocturno y medios de protección contra incendios. 

La obra ha consistido en la adecuación a la normativa vigente del proyecto, en materia de seguridad operacional de aeródromos de uso restringido. Se ha adaptado el pavimento, la instalación eléctrica, el sistema de extinción de incendios, así como las ayudas visuales. 

Una vez terminadas las obras, se han seguido los pasos necesarios para lograr la resolución de apertura al tráfico. En este sentido, se ha formado a los equipos que van a estar directamente implicados en el uso del helipuerto, como son los profesionales del Servicio de Emergencias Sanitarias de la Comunitat Valenciana y del Hospital Doctor Balmis.