Sindicatos reclaman que el inicio del próximo curso escolar se retrase al 12 de septiembre

Los sindicatos STEPV y CSIF han abogado, en la Mesa Sectorial celebrada este jueves, por que el inicio del próximo curso escolar 2022-2023 se fije el 12 de septiembre y no el 8 como ha propuesto la Conselleria de Educación.

Según informa el Sindicat de Treballadors i Treballadores de l’Ensenyament del País Valencià (STEPV), la Conselleria ha explicado que la propuesta es impartir 178 días lectivos en infantil, primaria, secundaria y formación profesional y ha justificado empezar el curso el 8 de septiembre porque en estas últimas enseñanzas ya no hay exámenes extraordinarios y, por lo tanto, con 5 días hay suficiente tiempo para organizar el curso.

En cuanto a la idea de que todas estas etapas finalizan el curso el mismo día, el 22 de junio de 2023, el argumento es el mismo, junto a la posibilidad de conciliar la vida laboral y familiar de las familias que tienen alumnado en varias etapas educativas.

Pero STEPV se ha opuesto a estos argumentos porque, a su parecer, «no se ha tenido en cuenta que ahora se está negociando todo el desarrollo curricular de todas las etapas educativas, que cuenta con asignaturas nuevas y que se tienen que desarrollar con el tiempo necesario por parte del profesorado».

Además, apuntan en un comunicado, «hay que tener en cuenta que alrededor de un 30% del profesorado cambia de centro cada año y necesitan un tiempo de adaptación en el centro para poder iniciar el curso con un mínimo de condiciones».

«El profesorado ha estado dos años rehaciendo constantemente sus programaciones para adaptarlas a las situaciones que ha ido marcando la pandemia, la organización de los centros, los procesos de evaluación, la manera de atender el alumnado y las familias, etc. Ahora hacemos frente a unos nuevos currículums y a nuevas asignaturas derivadas de la LOMLOE y que llega en un momento de agotamiento mental y físico del profesorado», recalcan.

En cuanto a la finalización del curso, este sindicato tampoco comparte los razonamientos de la administración, especialmente el de la conciliación de la vida laboral y familiar, porque «no se concilia la vida familiar poniendo más días lectivos al alumnado, sino todo el contrario». «En realidad, lo que se está conciliando es la vida laboral de las familias, convirtiendo así los centro educativos en guarderías», aseveran.

Añaden que «no hay ninguna medida compensatoria de las condiciones laborales del profesorado: ni reducción de ratios, ni reducción de burocracia, ni negociación de las plantillas, ni mucho menos recuperación del poder adquisitivo perdido desde 2010».

«Que en ese contexto la Conselleria deje solo 5 días en septiembre para comenzar el curso y que alargue los días lectivos se interpretaría que no se está pensando en el profesorado ni en el alumnado para tomar estas decisiones», advierten. Como que la ley marca un mínimo de 175 días, STEPV ha propuesto un calendario que cumple con este mínimo, que consistiría al iniciar el curso el 12 de septiembre de 2022 y finalizarlo el 21 de junio de 2023.

Por su parte, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) defiende que iniciar el curso el día 12 «cumpliría
los 175 días preceptivos que marca la LOMLOE y permitiría a los equipos
docentes disponer de más tiempo para preparar el comienzo de las clases y adaptarse a los nuevos currículos de Infantil, Primaria y Secundaria».

«El calendario escolar para el curso 22/23 propuesto por Conselleria no es adecuado a la realidad de los centros educativos. Por un lado, tenemos, previsiblemente, la implantación de la LOMLOE, y, por otro lado, se añade dos día lectivos al curso pasado», exponen.

El sindicato insiste en el cumplimiento de los 175 días lectivos perceptivos establecidos por la legislación estatal en materia de educación, pero considera que la propuesta inicial de la Administración, que aumenta dos días lectivos respecto al curso actual y que exige al personal docente valenciano 181 jornadas lectivas, «es un error, una falta de sensibilidad y no valorar el tremendo esfuerzo que a lo largo de toda la pandemia han realizado los equipos directivos y docentes».

En esta línea, recuerda la importancia de los días previos al inicio
de las clases para ultimar la organización de todos los preparativos del curso. También señala que estas jornadas anteriores sirven para que los docentes nuevos en los centros se adapten a su funcionamiento y para asegurarse de que Conselleria ha cubierto las demandas de personal que le han transmitido los equipos directivos. Por esos motivos, retrasar el comienzo de las clases al día 12 permitiría disponer de más tiempo para organización del curso.