Sindicatos valoran la ampliación de plazas sanitarias pero creen que son «insuficientes»

CESM critica «la marginación» de los médicos en la ampliación de plantilla.

UGT y CSIF valoran la creación de 6.000 plazas estructurales a partir de este mes de mayo anunciadas por Sanidad pero creen que son «insuficientes» para reforzar un sistema que está «muy debilitado por la pandemia», mientras que el sindicato médico CESM critica en concreto «la marginación» de estos profesionales.

Así, UGT ha valorado de «forma positiva» este refuerzo de «la plantilla sanitaria que mejorará el buen funcionamiento de los equipos sanitarios», pero considera «fundamental seguir potenciadno un sistema que en estos momentos presenta largas listas de espera debido al colapso que ha supuesto la alarma sanitaria por el coronavirus».

Además, pone de manifiesto «el cansancio y deteriorio acumulado de los profesionales que llevan dos años realizando un esfuerzo extraordinario». Por ello, pide seguir avanzando para adaptar el número de trabajadoras a las recomendaciones europeas.

Respecto a las plazas anunciadas, reclama el aumento en algunas categorías, como es el caso del personal técnico de rayos o de gestión y técnico administrativo, así como otras que son «vitales» para todo el sistema sanitario, tanto a nivel de hospitalización, como de atención primaria o para reforzar las estructuras de salud mental y salud pública. Además, se exige un esfuerzo en la plantilla para la modernización tecnológica y estructural del sistema sanitario.

11.00 NUEVAS PLAZAS 

Por su parte, CSIF considera «insuficiente» el anuncio y pide que las plazas se amplíen a 11.000 porque la propuesta de Conselleria es un paso «totalmente escaso» para «abordar las carencias del sistema de sanidad valenciano que la pandemia ha puesto en evidencia».

En concreto, reclama 4.500 plazas en atención primaria –frente a las 1.613 de la Administración– y 5.500 para reforzar las plantillas de los hospitales –frente a las 2.691 de Sanidad–. Además, 
hace hincapié en la exclusión de plazas «imprescindibles», como las de geriatras, logopeda, terapeutas ocupacionales, además de que únicamente han sacado una de nutricionista, así como de administrativos y de técnicos de gestión.

CSIF ha venido trasladando desde el pasado mes de septiembre a las gerencias las necesidades concretas de los diferentes departamentos de salud. Por ello, pide a Conselleria que explique cuáles son las peticiones que ha recibido de los citados departamentos y en qué medida las ha respondido, así como «el número real de vacantes». Además, reclama que la creación de plazas venga acompañada de un plan de inversiones en instalaciones sanitarias, que conlleve una modernización sobre todo de centros de salud y consultorios auxiliares.

MARGINACIÓN DE LOS MÉDICOS

Por su parte, el sindicato médico CESM afirma que la distribución por categorías profesionales «en absoluto se ajusta a las deficiencias,
sobrecargas y necesidades de nuestra población, potenciando categorías de profesionales no médicos, a costa de apenas aumentar las de médicos, resultando incomprensible que de 1.600 contrataciones solo 300 se destinen al colectivo que más presión padece y al que más demanda la
población».

Al respecto, apunta que aunque es «evidente» que es necesaria la ampliación de la plantilla en todas las categorías profesionales «no es menos cierto, y no nos parece de recibo, que se vaya a contratar al doble de enfermería que de médicos o incluso más administrativos» cuando el personal facultativo es «el que mayor demanda soporta».

De hecho, señala que en Atención Primaria se están soportando agendas «inasumibles» con 50 pacientes o más, «la falta clamorosa» de pediatras, o que se incremente la plantilla en solo 5 nuevos pediatras en toda la C.V. o 24 médicos SAMU frente a 62 enfermeros.