UEPAL pide «unidad empresarial» para oponerse a la decisión de «recortar» el caudal del trasvase Tajo-Segura

La Unión Empresarial de la Provincia de Alicante (UEPAL) ha reclamado en su Asamblea anual «unidad empresarial» ante la decisión del Gobierno central de «recortar» los caudales del trasvase Tajo-Segura. El presidente, Juan José Sellés, ha afirmado que la decisión del Ministerio de Transición Ecológica «es un mensaje claro contra el modelo de agricultura de nuestra provincia, a nuestros recursos y al principio de solidaridad estatal».

Además, ha apelado directamente a los representantes políticos para dar «una respuesta contundente» que garantice «un modelo de gestión definitivo que asegure los derechos de nuestros agricultores». «Solo escuchamos promesas, solo oímos mensajes, pero año tras año los recursos del Tajo hacia nuestra provincia son menores, llegan con más dificultades y se acrecientan las amenazas», según ha informado la entidad en un comunicado.

A su juicio, la movilización prevista para el próximo 17 de mayo, organizada, entre otros colectivos por Asaja-Alicante, es «una cita fundamental de rechazo» a la pérdida de competitividad del sector primario de la provincia de Alicante.

«El aumento de los caudales ecológicos del Tajo, aprobado por la Confederación Hidrográfica de esta cuenca, se traducirá en un recorte de 105 millones de euros de metros cúbicos para regadío, lo que supondrá la pérdida de 27.314 hectáreas de cultivo y más de 6.000 empleos en la provincia de Alicante», ha criticado.

Por su parte, el presidente de la CEV Alicante, Joaquín Pérez, ha reclamado «lealtad» y se ha referido al «trabajo conjunto de todos los empresarios para plantear las demandas necesarias para la provincia ante Valencia, ante Madrid o antes Bruselas, si es necesario».

En otro orden de cosas, los miembros de UEPAL han analizado la actual situación económica, ante lo que ha pedido «reforzar nuestro compromiso de defender todas y cada una de las entidades de nuestra provincia, entre ellas, la Cámara de Comercio de Alicante y la Diputación Provincial de Alicante», puesto que es «esencial» que el sector empresarial y económica pueda contar con ellas.

Sellés también se ha referido a «las amenazas» que tiene la economía en forma de inflación, aumento de los tipos de interés, elevación de los costes de la energía, de los problemas de la logística internacional y los futuros efectos en forma de contracción de la demanda y el incremento de la presión fiscal.

Para UEPAL, hay que generar un «clima de contención» de la crisis que «permita proteger a las empresas y dar respuesta a los grupos sociales que ven mermado su poder adquisitivo con el objetivo final de que nadie se quede en una situación de desprotección social».