Unanimidad para constituir la comisión de investigación sobre las oposiciones a Policía Local

La Policía Local recibirá una medalla de la ciudad en reconocimiento a sus 175 años de dedicación.

El pleno del Ayuntamiento de Alicante ha acordado por unanimidad este jueves la creación de una comisión sobre la tramitación del proceso de oferta pública de empleo de la Policía Local, con el objeto de su revisión y para dilucidar si se ha producido algún tipo de irregularidad en su tramitación, tras el expediente informativo que pidió el alcalde, Luis Barcala, hace unos días.

Esta comisión se debe a las posibles vinculaciones de casi un tercio de los aspirantes con mejores notas en la oposición con familiares de efectivos del cuerpo, empresas contratistas del Ayuntamiento, partidos políticos o con sindicatos. Barcala ya advirtió que sopesa la suspensión cautelar de las recientes oposiciones a la Policía Local, para lo que pidió a la secretaría general municipal un informe jurídico que pueda avalar la decisión.

En concreto, la comisión se constituirá bajo el principio de proporcionalidad, con un representante por grupo político municipal con voto ponderado y presidencia del alcalde, aunque puede delegar en el concejal que considere. Podrán ser citados o invitados a intervenir los funcionarios municipales que se estime conveniente.

El objetivo, sin prejuzgar ninguna actuación, es verificar con máxima transparencia los procesos seguidos para salvaguardar la imagen del Ayuntamiento de Alicante y su Policía Local.

En su intervención, el edil de Seguridad, José Ramón González (PP), ha asegurado que desde el primer momento actuaron rápidamente y ha rechazado la postura «rastrera» de UP y Compromís, a los que ha recordado casos en los que no ha permitido comisiones de investigación como los de Escola Valenciana, el Plan Ciudad de Alicante o la condena por abusos a una menor tutelada al exmarido de la vicepresidenta y consellera Mónica Oltra.

Tras pedir a la oposición «que no den lecciones de ética», este concejal ha remarcado que de momento «no hay ninguna denuncia formal de nadie» y «Antifraude está empezando una investigación a raíz de lo que se ha publicado». «Mi tranquilidad es que el tribunal de las oposiciones viene determinado por ley y no es por designación política», ha aseverado, para rechazar que UP y Compromís «no respeten la presunción de inocencia».

Como portavoz del PSPV, Francesc Sanguino ha advertido: «La nube de la sospecha. La ciudad es una especie de Gotham donde nunca se sabe cómo se va a acabar. Primero el concejal dice que hay que abrir una investigación, luego el alcalde dice que estudia suspender cautelarmente el proceso, luego el sindicato de Policía dice que no le parece bien y todo eso sin aprobar la moción».

También ha criticado Sanguino que con esta situación se está «criminalizando» a gente que ha «trabajado mucho» para obtener una plaza. «Lo que no podemos permitir es que se ensucie el buen nombre de la Policía Local. Creamos el cuerpo para asegurarnos y lo primero que parece es que damos por cierto lo que ha ocurrido; si ha habido fraude, que caiga el peso de la ley sobre el que ha defraudado», ha recalcado.

Entre el resto de la oposición, el portavoz de Compromís, Natxo Bellido, ha dicho que resulta «triste» hablar de esta cuestión durante la misma sesión en la que se otorga la medalla de la ciudad a la Policía Local: «Vuelven a las andadas, vuelve a gobernar el PP y vuelven los chanchullos, las irregularidades, las sospechas, los escándalos; en definitiva, parece que sin padrino no eres nadie en la ciudad».

En la misma línea, Bellido ha insistido en que «se empaña el nombre del Ayuntamiento y la ciudad» y que resulta «desastroso» en un momento de «angustia y temor» que viven las familias. «La actualidad queda manchada por los supuestos enchufes, que es el caldo de cultivo para los discursos extremistas», ha avisado, para desear que la comisión sea «útil».

Xavier López (UP) ha coincidido en que «algo huele a podrido en la gestión del alcalde» y ha asegurado que el gobierno de Barcala «ya era conocido por su ordenanza de la vergüenza», pero ahora «el PP vuelve a estar relacionado con lo peor de la política, que es la corrupción».

«Un escándalo más, otro más. Este tema genera desconfianza en el entorno de las familias, por lo que pensamos que se debe llegar hasta el fondo», ha pedido, y ha recordado que su formación pidió inicialmente la comisión y que el alcalde «corrigió» al edil de Seguridad cuando este ofreció una rueda de prensa el martes y al día siguiente el primer edil publicó una nota oficial «rectificando las declaraciones de González, que fueron papel mojado».

Y el portavoz de Vox, Mario Ortolá, ha lamentado que la sociedad alicantina y los agentes tengan que leer «esos titulares» y ha apelado a que la comisión resuelva si hubo irregularidades. «Nuestro compromiso contra la corrupción es absoluto, es necesaria esa transparencia y que se convoque cuanto antes, no podemos dejar pasar un día más sin que se depuren responsabilidades y limpiar el nombre de la Policía Local», ha defendido.

MEDALLA 

Durante la sesión, el alcalde ha leído la propuesta de acuerdo por unanimidad para el inicio del trámite para conceder la medalla de la ciudad a la Policía Local, cuerpo que «ha demostrado con creces el merecimiento del máximo reconocimiento y honor que concede el Ayuntamiento en sus 175 años de historia, en los que ha practicado miles de actuaciones, de manera especial durante inundaciones y pandemias».

«La Policía Local fue constituida como una de las instituciones más antiguas que operan en la ciudad de Alicante y, desde su creación el 5 de mayo de 1847, ha desempeñado en la ciudad de Alicante la labor de garantizar la seguridad ciudadana y velar por el cumplimiento de las ordenanzas», ha resaltado.